Laudatio de la madrina, Dña. Pilar Escanero

Excmo. y Magnífico Sr. Rector, Excmo. Sr. Presidente del Consejo Social, Excmos. Sres. Vicerrectores, Ilmo. Sr. Secretario General, Sr. Presidente de Caja Murcia, Señoras, Señores….

Sean Scully, nace en Dublín en 1945.

Vive en Nueva York, y trabaja en sus estudios de Nueva York, Munich, Londres y Barcelona. Nuestro artista es un nómada universal.

Su obra está repartida por todo el mundo en Museos y Colecciones Públicas y Privadas. En Europa en 43, en Estados Unidos y Sudamérica  en 30, en Australia en 3 y en Japón en 2, entre ellas destacamos las siguientes:

En Europa

Tate Gallery, Londres

British Council, Londres

Arts Council of Great Britain, Londres

Contemporary Arts Society, Londres

Eastern Arts Association, Cambridge

Irish Museum of Modern Art, Dublín

Ulster Museum, Belfast

Gallería D’Arte Moderna, Bolonia

Bawag Foundation, Viena

Graphische Sammlung Albertina, Viena

Kunsthaus Zürich, Zurich

Museum fur Sub Kultur, Berlin

Saastamoisen Saatio, Helsinki

Biblioteque Nationale de France, París

Musée du Dessin et de L’Estampe Originale, Gravelines

Musée de Val de Marne, Ivy sur Seine

Fundación La Caixa, Barcelona

Fundación Caixa Galicia, La Coruña

IVAM, Valencia

Centro de Arte Reina Sofía, Madrid

En EEUU y Sudamérica:

The Metropolitan Museum of Art, Nueva York

The Museum of Modern Art, Nueva York

The Solomon Guggenheim Museum, Nueva York

National Gallery of Art, Washington

Museum of Fine Arts, Boston

Harvard University Art Museums, Cambridge

The Art Institute of Chicago

Clevelan Museum of Art

Dallas Museum of Art

Denver Art Museum

High Museum of Art, Atlanta

Centro Cultural de Arte Contemporáneo, Ciudad de Méjico

Museo de Arte Contemporáneo de Caracas

En Australia

National Gallery of Australia, Canberra

National Gallery of victoria Felton Bequest, Melbourne

Power Institute of Conemporary Att, Sydney

En Japón

Nagoya City Art Museum

Tokio International Forum

Su familia se traslada a vivir a Londres en 1949, Scully tenía 4 años.

Desde 1968 Estudia Bellas Artes en la Newcastle University, con el paréntesis de un viaje a Marruecos en 1969, impactándole su luz y su color así como las alfombras y telas de colores de la población indígena, decía: “el sol cegador hacía de todo esto algo tan horrible como embriagador”. Se licenciará con “First Class Honours” en 1972 en la Newcastle University.

.- En ese mismo año, hace su primer viaje a EEUU, para continuar sus estudios en el Visual Arts Center de la Harvard University, Cambridge, Massachussets. Conseguía así la meta de muchos artistas británicos de los sesenta. Boston fue para Scully, según el mismo dijo, “el lugar idóneo para hacer examen de conciencia sobre su labor y trabajar sin que le importunaran demasiado”.

.- Es en 1973 cuando realiza su primera exposición individual en Londres, y comienza a impartir clases en el Chelsea College of Art and Design y en el Goldsmiths College of Art and Design, ambos en Londres. De esta época dijo: “Tenía ideas para dar y tomar. Cada día se me ocurrían tres distintas. No me daba tiempo a armar los bastidores y tender los lienzos tan deprisa como para pintar todas las cosas que se me iban ocurriendo”.

.- 1975 es el año de su traslado a EEUU y será cuando reciba la Beca Harkness. Poirier dijo que fue su año de autopurificación intensiva. Sus obras están cerradas herméticamente.

.- Realizará su primera exposición individual en Nueva York en 1977.

Hunter definirá su obra como postminimalista, decía, “si se contemplaran de cerca sus trabajos pintados en negro sobre negro, se percibiría la cadencia de la pincelada”, en su opinión Scully quiere crear una impresión de perfección y precisión absolutas y así evitar toda alusión a una realidad situada más allá de lo humano que es lo que hace que el arte purista del pasado parezca hoy tan anacrónico. 

En este mismo año comienza a impartir clases en la Princeton University de New Jersey donde permanecerá cinco años.

A finales de los setenta, sus cuadros tuvieron una muy buena acogida en Japón, precisamente en un país, en el que la disciplina, el honor, y la meditación son elementos definidores. Empezará a aprender Kárate, llegando a obtener el cinturón negro, hoy lo sigue practicando en su estudio como medio para aislarse.

.- Finaliza en 1981 el políptico “Backs and fronts” y desde ese año hasta 1984 será profesor en la Parsons School of Art de Nueva York. Es ahora cuando sus obras como dice el actual Director del excelente Museo de Düsseldorf Armin Zweite: “quedan abiertas a múltiples proyecciones que hacen del cuadro, un filtro que deja pasar algunas de las observaciones, sensaciones y pensamientos del espectador y rechaza otros muchos aun cuando a veces también los refleje”.

.- En 1983 adquiere la ciudadanía de los EEUU de América, y recibirá la Beca Guggenheim.

.- Un año más tarde será becado también por el Nacional Endowment for the Arts de los EEUU.

.- En 1985 una muestra de su trabajo se inaugura en el Museum of Art, Carnegie Institute, Pittsburg, y viajará posteriormente al Museum of Fine Arts de Boston.

Scully hablaba en 1986, sobre la relación entre el artista y el espectador: “Si un artista despierta simpatías es sencillamente porque realiza nuestros pensamientos o da forma sensible a nuestros anhelos, los suyos y los míos. Yo no intento que lo que yo expreso sea distinto de lo que usted querría expresar. Me gustaría expresar lo mismo”.  Para él, artista y espectador se mueven en un mismo nivel.

.- 1988, será el año en el que exponga en el Arts Institute de Chicago y en el Museo de la Universidad de Berkley.

.- Estrena en España su estudio de Barcelona en 1994.

.- Una de sus más conocidas exposiciones “Floating Paintngs and Works on Paper” se inaugura en 1996 en la Galerie Nationale du Jeu de Paume de París que viajará después a la Neue Galerie der Stadt de Linz en Austria.

.- Es en el año que cierra el anterior siglo cuando una muestra retrospectiva de su obra gráfica se inaugura en el Graphische Smmlung Albertina de Viena para viajar a continuación al Musée du Dessin et de l’Estampe Originale, en Gravelines, Francia y finalmente al Von der Heydt Museum de Wuppertal.

.- Empieza el nuevo siglo siendo nombrado Miembro Honorario del London Institute of Arts and Letters.

.- En 2001 la exposición “Pinturas, dibujos, fotografías 1990-2001” se presenta por Kosme de Barañano en el Instituto Valenciano de Arte Moderno.

.- En 2002, es nombrado Catedrático de Pintura en la Akademie der Bildenden Künste en Munich.

.- 2005 es el año de la muestra “Wall of Light” (Muro de luz), que se exhibirá en la Philips Collection de Washington, viajará después al Modern Art Museum of Fort Worth de Dallas, al Cincinnati Art Museum de Ohio, y al final del 2006 se clausurará con un éxito espectacular en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Es un momento creativo especialmente fecundo.

Va a ser en España en este año 2007 cuando realice una exposición antológica de su obra que incluye pinturas, dibujos y fotografías en la Fundación Joan Miró.

Sean Scully es ya Doctor Honoris Causa en Bellas Artes por el Massachussets College of Art de Boston, y por la Nacional Univesity of Ireland en Dublín.

“Si se habla de Matisse, de Mondrian, de Rothko, también se está hablando de mi obra. Es cierto que hay otros pintores, pero si de este siglo se tiene en cuenta sólo a esos tres, eso ya dice mucho sobre mi propia obra”, palabras de Scully dichas en1994.

Henry Matisse reflexionaba diciendo: “Sueño con un arte de equilibrio, de tranquilidad, sin tema que inquiete o preocupe, algo así como un lenitivo, un calmante cerebral parecido a un buen sillón en el que descansar de los esfuerzos físicos”.

Piet Mondrian: buscaba un arte puro despojado de lo particular decía que: “el propósito no es crear otras formas y colores particulares con todas sus limitaciones sino trabajar tendiendo a abolirlos en interés de una unidad más grande”.

Para Mark Rothko: la pintura debe ser “la expresión simple de una idea compleja”.

Como Matisse, el fauve de los colores primarios, que  llegó a prohibir el verde en la decoración de su casa, Scully utiliza constantemente el negro, son las líneas negras las que dan profundidad a sus composiciones planas de perspectiva. Sin embargo en Matisse predomina la dislocación de espacios en su forma de tratar la perspectiva con el color. En Scully no hay dislocación, sino geometría simple del muro, del muro definido en la vibración de la luz, luz que surge de la oscuridad y la coloración del espacio será siempre gris.

Ellos, Matisse, Mondrian, Rothko, Van Gogh, de quien Artaud dijo de su obra: “el mar es azul pero no de un azul de agua sino de pintura líquida. Van Gogh ha retomado los colores a la naturaleza, pero a él, quién se los devolverá?”.

Ellos, decía, han marcado la verticalidad, la frontalidad y su fuerza.

Scully intenta según el mismo dice: “volver a conectar la abstracción para que retenga su austeridad y gran ambición mientras se hace mucho más específica en su contenido… Mi posición no es puritana –continúa- es completa. Profundamente sexual..” “ El poder de la pintura abstracta radica en el cambio constante y en la incesante transformación de un estado físico en un estado visual, emocional y espiritual y viceversa. Y esto solo es referible directamente a situaciones humanas”.

Él Ve en profundidad y de una manera fría, sensitivamente fría: radiografía el espacio que separa a los objetos y a las personas. Es mirando a las personas atentamente, a fondo, como éstas se nos alejan. Crea una fenomenología del espacio en la que la percepción no se da pasivamente, sino que se dirige hacia, es intencionada, transitiva: la obra de Scully es el resultado de una visión dinámica y no una descripción estática. Define el espacio a través de la vibración de grandes superficies, y sus formas, no por los contornos, sino por masas que establecen entre el color de las formas sólidas y el espacio circundante, una atmósfera espacial, el juego repetido, obstinato, de toda su pintura, en la que no hay historia, sino presente repetido. Su profundidad es táctil y no perspectiva; su pintura es superficie de color, no arquitectura fantástica.

La aplicación de brochazos, de pinceladas, que para él son testimonio de manifestaciones vitales esenciales, como rectángulos o cuadrados de color, diferencian una vez más imagen y superficie sobre la que se proyecta esa imagen; en su obra, mancha y línea no se distinguen porque se inter-penetran. Sus verticales y horizontales son libres, no están sometidas a jerarquía alguna, por ello emanan orden y tranquilidad.

Scully busca el todo, y lo dice así: “como los trajes de Las Meninas que son una prisión pero a la vez sensuales. O como las Banderas de Jasper Johns que son una banalidad pero a la vez llenas de convicción, de pasión pictórica. La pintura no es una cuestión de cosas nuevas, de nuevas excitaciones maravillosas, o una nueva instalación de cosas, sino que es una cuestión de cuánto tiempo se mantiene su fuerza. No te puedes cansar de Mondrian, igual no te gusta, pero no te cansa. La pintura tiene que tener expresión, generosidad y sobre todo obstinación”.

Según Nietzsche “se puede admirar al hombre como un poderoso genio constructor, capaz de elevar sobre cimientos inestables y con simple agua corriente una interminable y complejísima catedral de conceptos; ahora bien, para lograr que tales cimientos sean firmes, el edificio debe estar hecho como de hilos, tan delicados que las ondas los lleven y tan firmes que el soplo del viento no los desbarate”, así es la pintura de Scully.

Según Hegel: “El arte se ha emancipado de las ventajas y lastres de la filosofía y, liberado ahora de toda implicación teórica, reta al pensamiento a que dé justificación filosófica de las estrategias estéticas de lo inconmensurable, como si el arte nos invitara a la contemplación reflexiva, pero no con el propósito de traer al arte de vuelta, sino con el de saber de modo científico qué es el arte”.

Y que es la luz?,

La luz como dice Kosme de Barañano ha sido un soporte narrativo de lo presentado en la obra, pero a la vez ha sido un soporte de sugerencias, así como un soporte expresivo de toda obra plástica. La luz ha sido desde siempre, desde la oscuridad en la que se inscribió la pintura prehistórica, un elemento compositivo, un elemento estructurador, un elemento narrativo y una condición de posibilidad de todas las artes plásticas, incluida la arquitectura.

Nuestra percepción del cosmos, del universo, ha cambiado en los últimos tiempos, mucho más que con la teoría de la relatividad de Esinstein o el principio de indeterminación de Heisenberg a principios del XX. La cosmología ha ido produciendo nuevas teorías y formas de ver el universo, el big bang, los agujeros negros, la energía oscura, el brillo de las supernovas, etc. Aunque ya en 1929 el astrónomo Edwin P. Hubble nos dijo que no vemos todo el firmamento, que hay estrellas fuera de nuestras fronteras, el descubrimiento de que se nos escapa más de la mitad de la distribución galáctica del cosmos es reciente. La alquimia de la óptica, como la de todos los fenómenos más simples, es una de las más difíciles de manipular. Desviar e investigar un rayo de luz, es decir, nada más que unos fotones sin masa, es un trabajo hercúleo; darle categoría artística labor a la que Scully ha dedicado toda su vida es un trabajo de Prometeo.

La luz es siempre la misma, es simplemente un fenómeno de la vida de la Pintura y de la Escultura; pero varía su alimento, su punto de partida o el artista. Y así, varía su color, su manifestarse. Cada profeta-artista habla de ella con su voz, con su pincel, con sus trampas, que no son sino su mirada. No se trata solo de ser ingenioso a la hora de hacer una imagen, hay que conformar una sorpresa, una imagen nueva tanto en signo o tema como en materia. Pues tanto en la Pintura, como en el Ballet o en la Escultura, hay otro nivel, consustancial a la imagen, que es lo plástico, esto es, su sustancia: la calidad matérica, que no es la simple combinación cromática, sino que es fundamentalmente presencia.

Las manchas de la luz, repetidas, el obstinato que es la pintura adulta de Scully son como los golpes de luz de los faros, repetidos al segundo, en la oscuridad reflejante de la mar.

Esa mar que se acurruca en la arena y las rocas de Altea, esa mar que despierta el día susurrando en las quillas de las barcas, esa mar que espera en silencio que llegue la noche para pasarla junto a la luna, esa mar que reconoce las grandes almas, esa mar mediterránea hospitalaria que te invita Scully a quedarte con nosotros, para que la pintes, para que la vivas, para que la sientas y que te da las gracias Sean Scully, por haber venido. Gracias y hasta siempre.