Blog

Lectura Tesis Doctoral de D. José Antonio Belso Martínez

Título Tesis: ‘Actuación pública y nuevas empresas: una política específica a partir del papel del entorno y la figura del empresario en el momento de la creación’

Doctorando: D. José Antonio Belso Martínez del departamento de Estudios Económicos y Financieros

Director Tesis: Dr. D. Diego Such Pérez

Fecha prevista: finales de noviembre

La UMH participa en el ‘Curs Interuniversitari de Cooperació per al Desenvolupament’

Los estudiantes obtendrán el Diploma de Postgrado de Cooperación para el Desarrollo

La Universidad Miguel Hernández forma parte del Consejo de Dirección de la Tercera Edición del ‘Curs Interuniversitari de Cooperació per al Desenvolupament’, impulsado por la Generalitat Valenciana. El curso permitirá a los estudiantes que superen las pruebas obtener el Diploma de Postgrado en Cooperación para el Desarrollo.

Está dirigido a titulados universitarios interesados en la cooperación para el desarrollo, miembros de ONG’s, técnicos municipales y profesionales de la acción social.

Las clases se desarrollarán entre octubre de 2002 y agosto de 2003. El programa está formado por módulos teóricos, actividades complementarias (como tertulias conferencias, cine forum o encuentros con ONGDs) y prácticas, entre las que se incluye un mes de inmersión en países del sur. La duración del curso será de 300 horas.

En el Consejo de Dirección del Curso participan, además de la UMH, el resto de Universidades Públicas de la Comunidad Valenciana.

Elche, 7 de octubre de 2002

Ceremonial del acto

logo

CEREMONIAL

DEL SOLEMNE ACTO DE APERTURA DEL

CURSO ACADÉMICO 2002/2003

E INVESTIDURA COMO DOCTORES HONORIS CAUSA

DE LOS EXCELENTÍSIMOS SEÑORES

D. JUAN RODÉS TEIXIDOR

D. LUIS GARCÍA BERLANGA

Campus de Elche, Edificio Altabix

4 de octubre de 2002

PROGRAMA

10,00 horas Recepción de Autoridades en el Edificio Altabix del Campus de Elche.

10,55 horas Entrada del Cortejo Académico. Interpretación del Canticorum jubilo de G.F. Haendel.

11,00 horas Comienzo del Acto Académico:

Interpretación del Veni, Creator Spiritus.

Lectura de la Memoria del Curso Académico 2001/2002 por el Ilustrísimo Señor Secretario General, Profesor Doctor Don Fermín Camacho de los Ríos.

Solemne Investidura como Doctores Honoris Causa de lso Excelentísimos Señores Don Juan Rodés Teixidor y Don Luis García Berlanga.

Discursos.

Interpretación del Gaudeamus Igitur.

Vino de Honor.

CEREMONIAL

1) Las Autoridades, Claustro de Profesores y los Excelentísimos Señores Don Juan Rodes Teixidor y Don Luis García Berlanga serán recibidos por el rector Magnífico a las 10.00 horas, en el Edificio Altabix..

2) El Claustro de Profesores, Doctores Honoris Causa y Autoridades, saldrán en comitiva a las 10,55 horas, para dirigirse al lugar donde se celebrará el acto, con el siguiente orden:

  1. Doctores.

  2. Doctorandos y Padrinos.

  3. Consejo Económico.

  4. Comisión Gestora.

  5. Equipo de Gobierno.

  6. Autoridades Civiles, Eclesiásticas y Militares.

  7. Autoridades Académicas.

  8. Autoridades de la Comunidad Autónoma.

  9. Presidente del Consejo Económico y Alcalde de la Ciudad.

  10. Rector.

3) A la entrada de la Comitiva, los presentes se pondrán en pie y la Coral entonará el himno Canticorum jubilo de G.F.Haendel.

Los miembros del cortejo ocupan sus sitios, se constituye la Mesa Presidencial y en pie escuchan el himno Veni, Creator Spiritus.

4) Terminado el himno el Rector dirá: “DOCTORES, SENTÁOS Y CUBRÍOS”.

5) La Presidencia dirá: “SE ABRE LA SESIÓN. EL SECRETARIO GENERAL DARÁ LECTURA A LA MEMORIA DEL CURSO ACADÉMICO 2001/2002 DE LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ”.

6) El Secretario General dará lectura a la Memoria.

7) A continuación el Excelentísimo y Magnífico Sr. Rector dirá: “SE VA A PROCEDER AL ACTO DE INVESTIDURA DE LOS EXCELENTÍSIMOS SEÑORES DON JUAN RODES TEIXIDOR Y DON LUIS GARCÍA BERLANGA COMO DOCTORES HONORIS CAUSA POR LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ. EL SERCRETARIO GENERAL SE DIGNARÁ IR A RECOGER Y ACOMPAÑAR A ESTE CLAUSTRO, A LOS DOCTORANDOS Y A SUS PADRINOS”.

8)  El Secretario General precedido de los bedeles, saldrá en busca de los doctorandos y sus padrinos.

9) A la entrada de la comitiva se pondrá en pie todo el Claustro e invitados. Los Doctorandos revestidos de toga y muceta, precedidos del Secretario General y acompañados de sus Padrinos, se dirigirán al lugar reservado al efecto y tomarán asiento. El coro interpretará el Haleluja de G.F. Haendel.

10) El Rector dirá: EL SECRETARIO GENERAL DARÁ LECTURA AL DECRETO RECTORAL DE NOMBRAMIENTO COMO DOCTORES HONORIS CAUSA POR LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ DE LOS EXCELENTÍSIMOS SEÑORES DON JUAN RODES TEIXIDOR Y DON LUIS GARCÍA BERLANGA”.

11) El Secretario General procede a la lectura del Decreto Rectoral.

12) El Rector dirá: “EL PADRINO DEL EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON JUAN RODES TEIXIDOR, DOCTOR DON MIGUEL PÉREZ-MATEO REGADERA, TIENE LA PALABRA PARA PRONUNCIAR LA LAUDATIO”

13) El Doctor Don Miguel Pérez-Mateo Regadera pronunciará la Laudatio, que terminará diciendo: “Y POR LO EXPUESTO, SOLICITO SE PROCEDA A INVESTIR AL EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON JUAN RODES TEIXIDOR DEL GRADO DE DOCTOR HONORIS CAUSA POR LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ”.

14) El rector dirá: “SE VA A PROCEDER A LA SOLEMNE INVESTIDURA, COMO DOCTOR HONORIS CAUSA DEL EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON JUAN RODES TEIXIDOR”. (El Doctorando, acompañado de su Padrino, se situará frente al Rector).

15) El Rector dirá: “SEÑOR, YO, EL RECTOR, EN VIRTUD DE LA AUTORIDAD QUE ME ESTÁ CONFERIDA, OS ENTREGO EL TÍTULO DE DOCTOR HONORIS CAUSA POR LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ. OS IMPONGO EL BIRRETE LAUREADO, SÍMBOLO DISTINTITVO DEL ALTO MAGISTERIO ESPAÑOL. LLEVADLO SOBRE VUESTRA CABEZA COMO LA CORONA DE VUESTROS ESTUDIOS Y MERECIMIENTOS”. (Se lo impone).

16) El Rector continuará: “VUESTRO PADRINO OS ENTREGARÁ LOS DEMÁS ATRIBUTOS DE VUESTROS HONORES: EN PRIMER LUGAR RECIBID EL LIBRO DE LA CIENCIA Y LA SABIDURÍA, QUE ES PRECISO QUE CULTIVÉIS Y DIFUNDÁIS SIN DESCANSO, PARA QUE TENGÁIS PRESENTE QUE, POR GRANDES QUE SEAN VUESTROS TALENTOS, SIEMPRE DEBERÉIS MANIFESTAR REVERENCIA, RESPETO Y TODA CONSIDERACIÓN, A LOS MAESTROS QUE HAN SIDO VUESTROS PREDECESORES”. (El Padrino le hará entrega del Libro de la Ciencia y la Sabiduría).

“RECIBID EL ANTIGUO ANILLO, SÍMBOLO DEL MATRIMONIO ENTRE VOS Y EL SABER, ÉL REPRESENTA EL EMBLEMA DEL PRIVILEGIO DE FIRMAR Y SELLAR LOS DICTÁMENES, CONSULTAS Y CENSURAS DE VUESTRA CIENCIA Y PROFESIÓN”. (El Padrino le hará entrega del Anillo).

“RECIBID FINALMENTE LOS BLANCOS GUANTES, SÍMBOLO DE LA PUREZA QUE DEBEN CONSERVAR VUESTRAS MANOS, Y SIGNO TAMBIÉN DE VUESTRA ALTA CATEGORÍA”. (El Padrino le hará entrega de los Guantes).

17) A continuación el Rector Magnífico dirá: “INVITO AL NUEVO DOCTOR HONORIS CAUSA A PRESTAR JURAMENTO”

18) El Secretario General leerá la siguiente fórmula de juramento: “¿JURÁIS POR VUESTRA CONCIENCIA Y HONOR, FIDELIDAD A LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ, DEFENDER Y GUARDAR SU HONRA Y PROVECHO, MANTENER EL ORDEN DE LOS ASIENTOS Y ANCIANIDADES, GUARDAR LOS ESTATUTOS QUE AHORA SON O POR TIEMPO SE HICIEREN, Y LLEVAR LOS DERECHOS DE LOS GRADOS POR ENTERO Y NO SOLTARLOS A PERSONA ALGUNA?”

19) El Doctorando dirá: “SÍ, JURO”.

20) Prestado el juramento, el Rector dirá: “EGREGIO DOCTOR, TE ADMITO E INCORPORO EN EL COLEGIO DE LOS DOCTORES DE LA ACADEMIA CON TODOS LOS HONORES, LILBERTADES, EXENCIONES Y PRIVILEGIOS QUE GOZAN O PUEDAN GOZAR LOS OTROS DOCTORES EN LA UNIVERSIDAD Y EN CUALQUIER OTRA PARTE DEL ORBE. RECIBE EL ABRAZO DE FRATERNIDAD DE LOS QUE SE HONRAN Y CONGRATULAND E SER VUESTROS HERMANOS Y COMPAÑEROS“. (Abrazan al Doctorando el Rector y el Padrino).

21) Reintegrados todos a sus puestos, el Rector dirá: “TIENE LA PALABRA EL DOCTOER HONORIS CAUSA EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON JUAN RODES TEIXIDOR, PARA PRONUNCIAR LA LECCIÓN ACADÉMICA INAUGURAL DEL CURSO ACADÉMICO 2002/2003 DE LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ”.

22) El nuevo Doctor Honoris Causa, Excelentísimo Señor Don Juan Rodes Teixidor, pronunciará su discurso.

23) El Secretario General dirá: “EL PROFESOR DON JOAN ÁLVAREZ VALENCIA TIENE LA PALABRA PARA PRONUNCIAR LA LAUDATIO DEL EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON LUIS GARCÍA BERLANGA”.

24) El Rector dirá: “Y POR LO EXPUESTO POR EL PROFESOR DON JOAN ÁLVAREZ VALENCIA, SOLICITO SE PROCEDA A INVESTIR AL EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON LUIS GARCÍA BERLANGA DEL GRADO DE DOCTOR HONORIS CAUSA POR LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ”.

25) El Rector dirá: “SE VA A PROCEDER A LA SOLEMNE INVESTIDURA, COMO DOCTOR HONORIS CAUSA DEL EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON LUIS GARCÍA BERLANGA”. (El Doctorando se situará frente al Rector).

26) El Rector dirá: “SEÑOR, YO, EL RECTOR EN VIRTUD DE LA AUTORIDAD QUE ME ESTÁ CONFERIDA, OS ENTREGO EL TÍTULO DE DOCTOR HONORIS CAUSA POR LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ. OS IMPONGO EL BIRRETE LAUREADO, SÍMBOLO DISTINTIVO DEL ALTO MAGISTERIO ESPAÑOL. LLEVADLO SOBRE VUESTRA CABEZA COMO LA CORONA DE VUESTROS ESTUDIOS Y MERECIMIENTOS”. (Se lo impone).

27) El Rector continuará: “OS HAGO ENTREGA DE LOS DEMÁS ATRIBUTOS DE VUESTROS HONORES: EN PRIMER LUGAR RECIBID EL LIBRO DE LA CIENCIA Y LA SABIDURÍA, QUE ES PRECISO QUE CULTIVÉIS Y DIFUNDÁIS SIN DESCANSO, PARA QUE TENGÁIS PRESENTE QUE, POR GRANDES QUE SEAN VUESTROS TALENTOS, SIEMPRE DEBERÉIS MANIFESTAR REVERENCIA, RESPETO Y TODA CONSIDERACIÓN, A LOS MAESTROS QUE HAN SIDO VUESTROS PREDECESORES”. (El Padrino/Rector le hará entrega del Libro de la Ciencia y la Sabiduría).

“RECIBID EL ANTIGUO ANILLO, SÍMBOLO DEL MATRIMONIO ENTRE VOS Y EL SABER, ÉL REPRESENTA EL EMBLEMA DEL PRIVILEGIO DE FIRMAR Y SELLAR LOS DICTÁMENES, CONSULTAS Y CENSURAS DE VUESTRA CIENCIA Y PROFESIÓN” (El Padrino/Rector le hará entrega del Anillo).

“RECIBID FINALMENTE LOS BLANCOS GUANTES, SÍMBOLO DE LA PUREZA QUE DEBEN CONSERVAR VUESTRAS MANOS, Y SIGNO TAMBIÉN DE VUESTRA ALTA CATEGORÍA”. (El Padrino/Rector le hará entrega de los Guantes).

28) A continuación el Rector Magnífico dirá: “INVITO AL NUEVO DOCTOR HONORIS CAUSA A PRESTAR JURAMENTO”

29) El Secretario General leerá la siguiente fórmula de juramento: “JURÁIS POR VUESTRA CONCIENCIA Y HONOR, FIDELIDAD A LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ, DEFENDER Y GUARDAR SU HONRA Y PROVECHO, MANTENER EL ORDEN DE LOS ASIENTOS Y ANCIANIDADES, GUARDAR LOS ESTATUTOS QUE AHORA SON O POR TIEMPO SE HICIEREN, Y LLEVAR LOS DERECHOS DE LOS GRADOS POR ENTERO Y NO SOLTARLOS A PERSONA ALGUNA?”

30) El Doctorando dirá: “SÍ, JURO”

31) Prestado el juramento, el Rector dirá: “EGREGIO DOCTOR, TE ADMITO E INCORPORO EN EL COLEGIO DE LOS DOCTORES DE LA ACADEMIA CON TODOS LOS HONORES, LIBERTADES, EXENCIONES Y PRIVILEGIOS QUE GOZAN O PUEDAN GOZAR LOS OTROS DOCTORES EN LA UNIVERSIDAD Y EN CUALQUIER OTRA PARTE DEL ORBE. RECIBE EL ABRAZO DE FRATERNIDAD DE LSO QUE SE HONRAN Y CONGRATULAN DE SER VUESTROS HERMANOS Y COMPAÑEROS”. (Abraza al Doctorando el Rector/Padrino).

32) Reintegrados todos a sus puestos, el Rector dirá: “TIENE LA PALABRA EL DOCTOR HONORIS CAUSA EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON LUIS GARCÍA BERLANGA”.

33) El nuevo Doctor Honoris Causa, Excelentísimo Señor Don Luis García Berlanga, pronunciará su discurso.

34) Acto seguido, el Rector dirá: “EL ILUSTRÍSIMO SEÑOR SECRETARIO GENERAL PROCEDERÁ A LA TOMA DE JURAMENTO DEL PROFESORADO INCORPORADO A LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ, ASÍ COMO DE LOS CATEDRÁTICOS Y PROFESORES TITULARES DE NUESTRA UNIVERSIDAD QUE HAN TOMADO POSESIÓN DURANTE EL CURSO ACADÉMICO 2001/2002”.

35) El Secretario General dirá: : “PÓNGANSE EN PIE LOS NUEVOS PROFESORES”.

A continuación leerá la siguiente fórmula de juramento: “¿JURÁIS POR VUESTRA CONCIENCIA Y HONOR CUMPLIR FIELMENTE LAS OBLIGACIONES DE PROFESORES DE LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ, DEFENDER Y GUARDAR SU HONRA Y PROVECHO, MANTENER EL ORDEN DE LOS ASIENTOS Y ANCIANIDADES, Y LLEVAR LOS DERECHOS DE LOS GRADOS POR ENTERO Y NO SOLTARLOS A PERSONA ALGUNA, CON LEALTAD A LOS ESTATUTOS QUE AHORA SON O POR TIEMPO SE HICIEREN Y A LA CONSTITUCIÓN, COMO NORMA FUNDAMENTAL DEL ESTADO?”.

36) Todos dirán: “SÍ, JURAMOS/PROMETEMOS”.

37) A continuación la Presidencia dará su discurso, dirá su discurso, y terminará diciendo: “EN NOMBRE DE SU MAJESTAD EL REY, QUEDA INAUGURADO EN LA UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ EL CURSO ACADÉMICO 2002/2003”.

38) Puestos todos en pie y permaneciendo en sus sitios correspondientes, entonarán el Gaudeamus Igitur.

39) Seguidamente el Rector dirá: “SE LEVANTA LA SESIÓN”.

40) Sale el Cortejo Académico en orden inverso al de entrada.

41) Vino de honor.

Discurso del Rector

 

Discurso de apertura de curso 02 03

ILMA. SRA. SUBSECRETARIA DE LA CONSELLERÍA DE EDUCACIÓN Y CULTURA.

EXCMO. SR. PRESIDENTE DEL CONSEJO ECONÓMICO

EXCMAS. E ILMAS. AUTORIDADES

COMPAÑEROS DEL CLAUSTRO DE PROFESORES Y DEL PERSONAL DE ADMINISTRACIÓN Y SERVICIOS.

ALUMNAS Y ALUMNOS

SEÑORAS Y SEÑORES

Acabamos de distinguir a dos personas excelentes.

Don Juan Rodés y Don Luis García Berlanga. Son excelentes cada uno en lo suyo, la Medicina y la Cinematografía, pero también y esto es lo que las hace especiales para todos nosotros son excelentes personas. Ambos han contribuido de forma muy importante al avance del conocimiento, y de lo que podríamos llamar el “estado del arte”, en cada uno de sus campos de trabajo.

Hemos oído el elogio que de ambos han realizado, Don Miguel Pérez Mateo, y Don Joan Alvarez, y poco podría añadir yo a sus palabras, que agradezco y felicito. Sólo deseo expresar en nombre de esta universidad y de todos los integrantes de la comunidad universitaria nuestra alegría por contar con ellos en el Claustro de Doctores de la UMH, junto a todos los que, en estos cinco cursos académicos, se han ido incorporando y con quienes mantenemos vínculos de colaboración.

Don Juan Rodés, representa la conjunción de la medicina clínica y la investigadora, una forma relevante de lo que denominamos investigación, desarrollo e innovación. Sólo hace falta recorrer su historial de trabajos, distinciones y premios, para ver cuán importantes han sido sus aportaciones a la medicina en general, y a la medicina española en particular.

Don Luis García Berlanga es probablemente el cineasta español más relevante del siglo XX y estoy seguro de que lo será también del XXI. De sí mismo, García Berlanga ha dicho que es un libertario, yo creo que en efecto ama la libertad y ha dado evidentes muestras de luchar por ella. Lucha por ella con un arma más potente que otras muchas, la de la imagen, porque como él mismo ha dicho, toda la información y toda la cultura contemporánea nos ha de entrar por el trauma óptico.

Nuestra Universidad les agradece que hayan aceptado unirse a ella, y esperamos que su capacidad de esfuerzo, de perseverancia, de dinamismo y de innovación permanente, nos infunda la fuerza y el coraje para construir nuestro proyecto de vida universitaria, tal como ellos han construido la suya propia.

Este curso comienza para nuestra Universidad en un escenario nuevo

.

Por un lado, ahora, con la LOU aprobada, y con el Reglamento que ha de regular las elecciones a Claustro publicado, ya están dadas las condiciones para que podamos efectivamente iniciar nuestro proceso constituyente.

Por otro, la aplicación de la LOU está produciendo y producirá cambios en la vida universitaria; ha supuesto un revulsivo en la vida de las universidades, y aunque en nuestro caso su impacto haya sido menor, no deja tener una problemática particular que habrá que ir asumiendo, y resolviendo. Además Declaración de Bolonia implicará la adaptación y renovación de nuestras estructuras universitarias para la necesaria adaptación al marco europeo. La incorporación de nuestra universidad a ese espacio, nuestra internacionalización en suma, constituye uno de los más importantes retos de nuestro futuro.

En lo que respecta al proceso constituyente, espero que, dentro de unos días, la Comisión Gestora de la Universidad acuerde el inicio de la convocatoria a elecciones a Claustro Constituyente. Una vez constituido el Claustro, se deberá constituir el Consejo de Gobierno de la Universidad, que redactará y aprobará la normativa de elección del Rector. Después podrá producirse esa elección, y acto seguido, el Claustro abordará la tarea de redactar y aprobar los primeros Estatutos de la UMH.

Se trata sin duda de un momento muy especial de nuestra historia, en el curso del cual debemos mostrar la solidez de nuestra institución, y la amplitud de nuestra responsabilidad como comunidad universitaria. Para todos los que desde el primer momento nos hemos dedicado con empeño a la construcción de esta universidad (docentes, PAS y estudiantes) es también un momento particularmente afectivo. Sin duda, se ha trabajado mucho y con muchos sacrificios. No obstante, se y quiero que todos sepáis que los resultados que hemos alcanzado son excelentes, no porque lo diga yo aquí, sino porque así se ha reconocido en diferentes foros y por diferentes instituciones.

Por esta razón, me permitiréis que haga algunas anotaciones sobre las principales líneas del trabajo conjunto realizado en estos cinco años.

En la gestión económica, hemos dado importantes pasos en el proceso de normalización económica haciendo viable nuestro proyecto de Universidad pública. Hemos conseguido nuestra convergencia con el Plan de Financiación de las Universidades Públicas Valencianas, tal como estaba previsto, con toda normalidad y en situación de equilibrio.

Nuestra gestión económica ha sido valorada y reconocida de forma positiva en las Auditorías que, todos los años, han realizado tanto por la Intervención General de la Generalitat, como la Sindicatura de Cuentas. Además, hemos consolidado fórmulas innovadoras como la financiación vinculada a objetivos que aumentan nuestra eficiencia; hemos incrementado los fondos asignados a centros y departamentos recurriendo a fórmulas objetivas de reparto presupuestario; hemos mejorado el proceso de control de la ejecución presupuestaria y hemos acometido con notable éxito el proceso de adaptación a la implantación del euro.

Hemos profundizado el proceso de descentralización de la gestión, y hemos puesto en marcha el Plan Director para la mejora de la calidad de los servicios, las Cartas de servicio, los equipos de mejora, y la acreditación de servicios.

En el ámbito de la gestión de infraestructuras hemos completado el plan trazado para el primer quinquenio. A lo largo de estos años, la UMH ha crecido desde cero en dos de sus campus, Elche y Altea, y ha desarrollado intensamente los otros dos: San Juan y Orihuela. Los fondos del Plan de Inversiones de la Generalitat Valenciana han sido el instrumento fundamental que ha soportado el coste de las infraestructuras realizadas. Pero también, gracias a la calidad de los grupos de investigación de la UMH, se han conseguido importantes Fondos Feder, cuyo uso ha sido el de incrementar y mejorar las infraestructuras destinadas a la investigación.

Hasta ahora el grado de ejecución de las infraestructuras es aproximadamente del 60% de lo que nuestra Universidad deberá tener cuando alcance su madurez. Por ello es necesario contar con los fondos necesarios para cumplir la tarea restante en el plazo de 4 años.

En estos momentos se está produciendo la urbanización de superficie de los campus, sobre todo el de Elche; está iniciada la construcción del Edificio de Rectorado y Consejo Social; la construcción del Instituto Universitario de Neurociencias, ya muy avanzada; y en curso la de la Granja del Campus de Orihuela. En breve plazo comenzará la construcción de dos nuevos edificios departamentales en el campus de Elche; y están ultimándose los proyectos de ejecución de la Escuela Politécnica Superior de Elche, y del Centro de Bioingeniería. En el campus de Orihuela, ya están aprobados los proyectos de construcción de las obras del Edificio Departamental y del Edificio de Decanato y Servicios administrativos en Las Salesas, y estamos en período de reestructuración del Plan Funcional de los Edificios Departamentales.

La gestión de los recursos humanos ha tenido como objetivo principal la estabilización y promoción del profesorado, mediante el Plan de Dotación y Promoción, una convocatoria con la que nos hemos adelantado en cierto modo a lo previsto en la nueva ley; y mediante una política de dotación de plazas, que mejoran la situación de lo que más necesitaban de ello. Estamos consiguiendo así la consecución de un buen equilibrio estructural entre todos los Departamentos que aseguran una buena posición de partida para el futuro. Todo ello sin olvidar que, con la aprobación de nuestro Plan de Aplicación de Recursos Docentes, Investigadores y de Transferencia Tecnológica, hemos sentado las bases para el reconocimiento de la actividad investigadora con la reducción proporcional de la carga docente, elemento reclamado tradicionalmente por el profesorado de las universidades españolas.

Esa misma política se ha practicado en lo que toca al Personal de Administración y Servicio. Además de las convocatorias ya producidas para cubrir plazas de personal funcionario en trance de resolución, está ultimado el estudio que permitirá hacer una nueva convocatoria, sobre unas bases mejoradas y que abren amplias posibilidades de estabilización de nuestro personal; y también está ultimándose el estudio de la reforma de la RPT, para adecuarla mejor a nuestras necesidades, y poner las bases de una amplia política de promoción interna, que permita la construcción de una carrera profesional del personal de la universidad dentro de ella.

Hemos profundizado y mejorado los Planes de formación y el Fondo de ayuda social, y está prácticamente ultimado, de acuerdo con los representantes sindicales, el Plan de Pensiones para todo nuestro personal, la implantación de un programa de flexibilidad horaria, y del “Sistema de gestión preventiva de Riesgos Laborales y Mejora de las condiciones de trabajo.”

Como puede verse, en la política de gestión del personal, la estabilización, la promoción, y la mejora continua, han sido y son los objetivos estrella, a los que no deseamos renunciar.

La gestión académica, se ha orientado a ampliar nuestra oferta de títulos oficiales, pasando de los 16 del primer año a los 31 actuales, estando pendientes todavía de implantar algunos como la Ingeniería Técnica Agrícola, especialidad en Mecanización y Construcciones Rurales, y la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, que esperamos implantar el próximo curso. Igualmente, hemos ampliado y reorganizado la oferta de enseñanzas de post-grado.

Además se ha realizado un esfuerzo importante para facilitar la gestión de los planes docentes, imprimir un decisivo impulso al proceso de evaluación de nuestras titulaciones, fomentar iniciativas y programas de calidad, e introducir medidas de mejora docente. Con gran satisfacción podemos afirmar que hemos sido de nuevo la primera universidad española que ha conseguido una certificación internacional de calidad según la norma ISO 9001:2000, para la gestión de planes de estudio y planes docentes.

En investigación hemos hecho loables esfuerzos de apoyo a la gestión de los proyectos presentados por los investigadores, obteniendo muy buenos resultados. Por citar solo algún dato, comentaré hemos superado ampliamente nuestros objetivos, en ayudas a la investigación, poniéndonos a la cabeza de las universidades valencianas en recursos captados por proyectos IDT en el 2001, con una cuantía de 7 Millones 500.000 euros (indicador RIDT); e igualmente estamos a la cabeza de nuestras universidades en el índice de sexenios (indicador ISEX).

Nuestra concurrencia a las diversas convocatorias de ayudas a la investigación competitiva han venido teniendo un éxito creciente, así como la capacidad de nuestros departamentos y centros de investigación para conveniar y contratar con instituciones y empresas acciones de desarrollo tecnológico y prestación de servicios, plasmadas en una oferta tecnológica cada vez más amplia.

En el Programa Ramón y Cajal, nuestra Universidad, en la convocatoria del 2001, consiguió 8 contratos de investigación (6 a través de la propia Universidad y 2 a través del CSIC-Instituto de Neurociencias), colocándonos entre las 20 primeras Universidades de España.

Por lo que se refiere a nuestros estudiantes, que constituyen el centro de nuestra atención, hemos superado cada año las previsiones de nuestro proyecto y de la propia Dirección General de Universidades, cumpliendo con nuestras previsiones de matrícula, siempre con la máxima de contar con grupos no masificados en pro de una mejor enseñanza.

Las tasas de efectividad y de éxito académicos han alcanzado valores de entre el 80 y el 95%.

Para apoyar la inserción laboral de nuestros diplomados y licenciados hemos desplegado ideas e ilusión y logrado éxitos importantes. Como consta en el estudio que sobre Inserción Laboral ha hecho el Consejo de Universidades, el 95% de nuestros titulados que han buscado trabajo lo han conseguido. El tiempo medio para encontrar trabajo fue de 3,5 meses (la media nacional es de 6), y el 46% encontró trabajo antes de acabar sus estudios.

El número de prácticas ha sido este último curso de 2.120 (un incremento del 51% sobre el curso pasado), superando con creces los objetivos establecidos. Y 6 proyectos empresariales de nuestros estudiantes han sido premiados en los diferentes certámenes ( Premios Fundeun de Nuevas Ideas Empresariales; Concurso de Jóvenes Empresariales del Ayto de Alicante y JOVEMPA; Concurso de Proyectos Empresariales del Ayto. de Muchamiel y Concurso “Elche Emprende” del Ayto. de Elche.)

En permanente diálogo con la Delegación General de Estudiantes, que me atrevo a calificar de ágil, flexible y productivo, hemos podido implantar mejoras significativas, como el curso cero para algunas titulaciones; la figura del estudiante tutor voluntario; la orientación a los estudiantes sobre todo a los nuevos, ofrecida por el centro de Psicología Aplicada, programas de información a los estudiantes de secundaria; y procesos innovadores, que empiezan a ser imitados por otras universidades, como la matrícula en julio o formas alternativas de pago buscando la comodidad de los propios estudiantes. A lo que se suma la creación de la Oficina de Antiguos Alumnos que entrará en funcionamiento este curso, para mantener los lazos y la conexión con todos nuestros egresados.

Quiero dejar constancia del importante papel que nuestros estudiantes han jugado en la creación de la figura del Defensor Universitario, en la aprobación de su normativa, y en la elección del Prof. Jorge Mataix como tal, al que felicito por el gran papel que está realizando en el cumplimiento de su importantísima misión; así como en la creación de la Oficina Ambiental, que podremos en marcha este curso.

Durante estos años, también, nuestra comunidad universitaria ha procurado colaborar activamente en la defensa y solidaridad de otras personas que por, diferentes avatares y catástrofes, se han encontrado ante situaciones desesperadas. Nuestro compromiso con ellos nunca será suficiente, y siempre deberemos ir más allá. Para eso, y para mucho más, desde este curso contamos con un Centro para la Cooperación al Desarrollo para el que os pido toda vuestra colaboración.

En gestión de la calidad, los esfuerzos del primer quinquenio han sido realmente importantes: Se ha puesto en marcha el Plan Estratégico de Calidad, de la UMH. Sus dos estrategias principales: Premiar a los mejores y el Pacto por la Calidad han funcionado obteniendo muy buena respuesta, con un porcentaje de cumplimiento de objetivos docentes y de investigación del 95% y de gestión de prácticamente el 100%.

Nuestro trabajo ha obtenido excelentes resultados en la valoración de los indicadores ligados al programa de objetivos de calidad de la Dirección General de Universidades de la Consellería, de forma que en un 60% de los indicadores superamos a la media de las universidades valencianas, y en un 45% mostramos el mejor de todas ellas.

El colofón final de nuestro esfuerzo en materia de calidad, este último curso, ha sido la Obtención del Premio a las Mejores Prácticas por parte del Club Español de Gestión de Calidad, el Premio otorgado por la Asociación Española de la Calidad, y la evaluación externa sobre la base del modelo Europeo de Excelencia EFQM, que ha realizado AENOR, como organismo independiente, y que nos permite recibir el sello Europeo de Excelencia en la gestión, puesto que hemos superado la barrera de los 500 puntos necesarios para ello. La importancia de este hecho no debe pasar inadvertida, puesto que, en la última década, sólo 31 empresas europeas no españolas han conseguido ese Sello (entre ellas Eriksson, Nokia, British Telecom, Rank Xerox, Texas Instruments, o Volvo); sólo 10 empresas españolas la han superado, y entre ellas, sólo somos dos las Universidades que se han sometido a este examen (la UPC y la UMH), y la UMH es la que obtenido la puntuación más alta, hasta la fecha.

Con relación a las actividades de extensión universitaria año tras año se ha consolidado la programación básica que ofrecemos a la comunidad universitaria y que se adecua a las peticiones efectuadas en función de una encuesta que se realiza en la matrícula, y cada curso al resto de la comunidad. Han conseguido su mayoría de edad el Aula de Teatro (en este pasado curso estrenó su primera obra), el Aula de Cine y el Coro Universitario; y muchas otras actividades han contado con gran aceptación, como los talleres de Bailes de Salón, de Fotografía Digital y de Guitarra Española. El pasado curso nuestros estudiantes acudieron a la Liga Nacional de Debate Universitario alcanzando una meritoria clasificación. Hemos realizado cursos de voluntariado y concedido Becas a Estudiantes de colectivos desfavorecidos.

En el campo deportivo ya existe una amplia oferta de actividades repartidas en competiciones internas, siendo las más importantes el fútbol sala y el baloncesto; campeonatos zonales universitarios en los que hemos conseguido puestos de honor; y la participación en Campeonatos de España Universitarios y Campeonatos Mundiales Universitarios, donde hemos conseguido diversos primeros puestos. Y la Gala del Deporte, como acto anual de reconocimiento a nuestros deportistas, va por dos ediciones.

Finalmente, nuestro proceso de normalización institucional ha sido continuo desde el primer momento, al contrario de lo que algunos se han empeñado en decir. Hemos celebrado elecciones para representantes estudiantiles, elecciones sindicales, elecciones para directores de Departamento y para Directores de Centros de Investigación, mediante las cuales todo nuestro personal y nuestros estudiantes han tenido garantizada su representación democrática; culminando el proceso con las elecciones a juntas de centro y elecciones a Decano o Director, que están en trance de finalizar.

En ese camino ha sido decisivo el trabajo de todas las oficinas y todos los servicios, cuyo trabajo hay que resaltar, porque siempre han dado lo mejor de ellos mismos. Pero también hay que destacar el trabajo de la Comisión Gestora, y el de nuestro Consejo Económico, que ha tenido una importancia decisiva, durante todos estos años, procurando siempre colaborar activamente en la construcción, desarrollo y mejora de esta universidad con la vista puesta en el servicio público que tenemos la responsabilidad de procurar.

A todos ellos quiero dejarles constancia de mi agradecimiento por su incansable labor y por su impagable ayuda.

Así pues, creo que podemos decir, sin dejarnos llevar por triunfalismos fáciles, que el proyecto universitario de la UMH ha conseguido una consolidación innegable. Quién iba a decir que aquella incipiente estructura, en la que trabajábamos febrilmente para abrir las puertas en octubre de 1997, sería la brillante UMH de hoy: una universidad pública reconocida por la sociedad, las instituciones, y las empresas. Y hay que reconocer y proclamar que su construcción ha sido un mérito compartido por muchas personas. Ha sido una empresa colectiva.

Ahora bien, que sea una empresa colectiva no quiere decir que sea anónima, ni impersonal

. Tiene nombres propios, cuya enumeración sería larga, pero que ninguno de quienes hemos tenido la responsabilidad de dirigir la gestión de la universidad podremos olvidar. Todos ellos ponen rostro a esta universidad. Son nuestro “capital humano”, el más importante, y gracias al cual hemos conseguido resultados más que proporcionales al tiempo pasado.

Su esfuerzo debe verse recompensado con el apoyo de nuestra administración autonómica. Hace cinco años, en mi discurso de apertura del primer curso académico, pedía yo una ayuda diferenciada, porque no todas las universidades somos iguales. Y entonces como ahora, vuelvo a solicitar a nuestro gobierno, la ayuda que necesitamos para nuestro desarrollo y culminación. No pedimos un trato discriminatorio, sino diferenciado, porque siempre hemos defendido que cada universidad de nuestro sistema público debe recibir lo que real y objetivamente necesite, para poder dar el servicio público al que está obligada, en las condiciones adecuadas. Y eso significa que se aborde con serenidad, pero recta y seriamente, la reforma de nuestro Plan de Financiación, que si bien ha cumplido un excelente papel, es sin duda mejorable, por cuanto debe recoger esas diferencias entre las universidades. Pedimos a nuestra administración que asuma las ineludibles inversiones que esta universidad necesita para culminar su construcción y prestar a la comunidad sus servicios de forma adecuada, y en semejantes condiciones, a las otras universidades públicas. Lo que pedimos es la aplicación de criterios de justicia distributiva, y no de una justicia puramente aritmética o niveladora. La justicia aritmética, niveladora o igualadora, que atribuye a cada uno lo mismo, representa en todos los casos una abstracción extrema, y por ello un trato desigual e injusto; mientras que la justicia distributiva da a cada uno porciones desiguales, en función de sus diferencias, para lograr la auténtica igualdad.

Pero, no se trata sólo de pedir recursos. Nuestra petición ha de ser respaldada por nuestro compromiso de trabajar con todo nuestro esfuerzo y rindiendo cuenta minuciosa del uso que hacemos de esos recursos, con la convicción de que esa será nuestra mejor contribución para construir el mejor futuro de nuestra Universidad, y de nuestra sociedad.

Y en ese trabajo, una de nuestras tareas será de la constituir nuestro claustro y escribir nuestros Estatutos.

La elaboración del los Estatutos de la UMH

se presenta como una atractiva posibilidad para dotarnos de una universidad del siglo XXI para el siglo XXI.

Nos permitirá mostrar que la UMH está dispuesta a trabajar para aplicar la experiencia de estos cinco años y abrir nuevas vías y posibilidades. Hemos de propiciar un procedimiento claro y participativo para la elaboración de nuestros Estatutos, considerar todas las perspectivas y todas las propuestas, y recoger aquellas que verdaderamente sirvan para construir una universidad nuestra y una vida en común, en la que quepan todas las opiniones y todas las diferencias, dentro de un máximo respeto institucional y personal.

La primera tarea a la hora de redactar nuestro Estatutos será la de definir con claridad qué universidad queremos, qué papel debe jugar en nuestra sociedad, cuáles serán en suma, nuestras señas de identidad. Y ahí no podemos olvidar que debemos generar conocimiento básico y aplicado, para contribuir al enriquecimiento material y moral de nuestra sociedad; pero sobre todo que debemos formar buenos profesionales y ciudadanos que ocupen su lugar laboral y social con dignidad y contribuyan al florecimiento de nuestra comunidad.

Igualmente deberemos definir, de forma precisa y bien articulada, la función de cada uno de los centros que constituyen la universidad: Departamentos, Facultades y Escuelas, y Centros de Investigación, y articular su relación.

Y también tendremos que establecer las líneas fundamentales de la organización de nuestro capital humano: el personal docente e investigador, y el de administración y servicios. Deberemos considerar como seleccionarlo, cuáles han de ser sus obligaciones y derechos, y como promocionarlo. Y en esa consideración habrá que tener en cuenta que no todos tenemos que hacer lo mismo, y que, en consecuencia, no deberán ser, como hasta ahora ha venido ocurriendo, los créditos docentes los que determinen fundamentalmente la selección y el trabajo, sino que, cada vez más, la investigación, e incluso los servicios, deberán jugar un importante papel en la toma de decisiones en la recluta de nuestro personal; al mismo tiempo que mejoramos la consideración que hasta ahora ha tenido el trabajo de enseñar.

Con todo ello tenemos la oportunidad de hacer de la UMH un referente de universidad investigadora, pública, práctica y avanzada.

Y solo así, sentaremos las bases para nuestro futuro,

Para conseguirlo debemos organizar la universidad un día tras otro, un curso después de otro, debemos proyectarla hacia horizontes más ambiciosos. Y en ese diseño de nuestro futuro, la vocación de la UMH ha de ser siempre, Avanzar, Mejorar, Profundizar, Innovar, para de nuevo avanzar y mejorar.

Somos una Universidad joven que cree en el futuro, en la calidad, que cree en la innovación, en la cooperación y la solidaridad; y que busca la excelencia, sobre el fundamento de la libertad; y del pensamiento crítico y también del autocrítico.

Esas son las bases de nuestro proyecto; un proyecto dinámico, estimulante, que crea lazos estrechos entre los compañeros que luchamos por construirlo, que inspira, arrastra, agota, y apasiona a la vez.; que avanza a velocidad vertiginosa, y que es un éxito incluso para aquellos que no la miraban con buenos ojos en sus inicios.

En la construcción futura de ese proyecto, todos nosotros, la Comunidad Universitaria UMH, deberemos ser comprometidos, centrados, críticos, creativos, adelantados a nuestra época, impacientes, perseverantes, rebeldes, honestos, imperfectos y buenos hasta el absurdo en todo aquello que hagamos o emprendamos.

Por eso, ahora, es cuestión de trabajar todos juntos para afrontar estos retos y otros nuevos que, sin duda, nos traerá el futuro y proponer vías de actuación para impulsar hacia delante a nuestra Universidad. Y hemos de hacerlo con la confianza de que somos capaces. Porque, como decía un buen Rector, amigo mío, “la medida de nuestro futuro es un futuro sin medida.”

Hemos de establecer entre todos nuestras prioridades y estrategias, siempre, con el objetivo de conseguir la mejor docencia, la mejor investigación, los mejores servicios, y la mejor cultura. Y eso requiere no sólo medios, que reclamamos y reclamaremos, sino también una capacidad para diversificar y definir nuestros estudios, de revisar nuestros planes de estudio y, sobre todo, para potenciar las actitudes y disposiciones personales de colaboración, de trabajo, y de búsqueda de la excelencia.

Me gustaría terminar este discurso haciendo una reflexión personal sobre el punto de inflexión en el que en estos momentos se encuentra la historia de la UMH.

Durante estos años, como he dicho anteriormente, hemos intentado gestionar esta institución académica con el único fin de proporcionar a la sociedad un servicio publico de calidad en materia de formación universitaria e investigación científica y artística. Todos los sectores de la UMH sin excepción, (estudiantes, PAS y PDI), hemos tenido que oír y aceptar opiniones no siempre agradables, por un lado, y por otro aceptar modificaciones de nuestras ideas iniciales junto a aplazamientos de proyectos y deseos, en pro de conseguir el objetivo común: la construcción de la UMH.

Durante estos años, tanto desde dentro de nuestra institución como desde fuera, hay quien no ha desaprovechado la ocasión para intentar desvirtuar públicamente el esfuerzo conjunto de toda la UMH.

Han tenido que ser elementos independientes, ajenos a nuestra institución -y me estoy refiriendo al Informe sobre la Calidad de la Universidades Publicas Españolas, realizado por investigadores de las universidades de Barcelona y Columbia, tanto como los estudios de los Institutos Valenciano y Nacional de Estadística, y a los del Consejo de Universidades, o de las Direcciones Generales de Universidades, autonómica y central- quienes hayan venido a demostrar que el resultado de nuestro esfuerzo conjunto ha sido correcto. Sin duda, mejorable (os lo dice alguien que hubiese querido tener más y mejor, para poder hacer más y mejor), pero correcto. Y desde la independencia de estas fuentes, esas criticas, que algunos han vertido sobre la UMH han quedado sin fundamento, y han descalificado públicamente a los mismos que las formularon.

Yo me sentiría íntimamente satisfecho si, además de haber contribuido al logro de estos objetivos, hubiera conducido a nuestra comunidad universitaria a un estado de madurez que le permita analizar críticamente los resultados de su esfuerzo, sin dejarse llevar por malquerencias, o maledicencias. Porque esta madurez es indispensable para lo que John Fitzgerald Kennedy entendía como la “autentica democracia”: la capacidad de una colectividad para elegir a sus dirigentes entre aquellos que realmente, de verdad, lucharán por los intereses de la comunidad. Si hemos conseguido llegar a este estado, os aventuro que el futuro de la UMH solo podrá ser mejor cada día.

Amigas y amigos míos, este es la sexta inauguración de curso que tengo el honor de presidir. En mi intervención de la primera, no teníamos memoria de pasado, que aún no existía,. Era pues, una invitación a la aventura. Con el esfuerzo conjunto hemos conseguido una muy buena parte de los objetivos que nos propusimos. Yo he tenido la suerte de liderar esta aventura, espero que con más aciertos que errores. He tenido la suerte de conocer, y trabajar codo a codo con muchas personas, que se volcaron desde el primer momento en la forja y construcción de este proyecto. En eso ha estado y en eso está mi recompensa, y, si en algo ha valido mi contribución, estoy contento. Citando a Platón diría: “Prefiero que me pregunten por qué no hay una estatua con mi efigie, a que me pregunten por qué la hay.”

Y si puedo expresar con una sola frase lo que sentía cuando escribía estas líneas, y cuando veía pasar ante los ojos de mi memoria el suceder de tantos y tantos acontecimientos de estos últimos cinco años, esa frase sería: Ha valido la pena. Sigue valiendo la pena. Seguirá valiendo la pena. Gracias a esta extraordinaria comunidad universitaria: la UMH.

Discurso Doctorando. Dr. D. Luis García Berlanga

 

Excelentísimo Señor Rector Magnífico

Ilustrísima Señora Subsecretaria de Cultura y Educación

Ilustrísimo Señor Director General de Universidades

Ilustrísimo Señor Secretario General

Señoras y Señores

Antes que nada debo confesarles mi desazón por ser una persona no afín a los actos solemnes, máxime siendo yo protagonista de dicho evento. Y si a esta inquietud le añado la obligación de leer un discurso, ruego comprendan y perdonen todos los signos de angustia y torpeza con que tendré el honor de obsequiarles y entenderán por qué antes de retirarme del abatido oficio, planteé rodar una serie para televisión con el guionista Rafael Azcona, con el único propósito de ironizar sobre las ceremonias. Recuerdo que obviamente, una de ellas se refería a un nombramiento de Doctor Honoris Causa y me parece recordar que una de sus peripecias estaba relacionada con el acto anatómico-forense de medir el contorno de cabeza y dedo anular… del asustado doctor en ciernes. Creo que también los flecos del birrete le impedían a mi protagonista leer el discurso, pequeña tragedia que este momento, afortunadamente, no existe, pero en todo caso les aseguro a ustedes que el sentirse recompensado por algo merece mi presencia y mi gratitud a parte de quizá poder añadir algún suceso divertido a mi proyecto, si, algún día volviese a decir “motor y corten” en algún rodaje.

Asegurada la emoción de recibir este Doctorado, sólo me resta explicar a ustedes las peripecias que pienso puedan haberles inducido al claustro de la Universidad a galardonarme con el Doctorado.

Siempre he sido un solitario, mejor dicho lo he intentado ser, pero esta sociedad, con todos sus mecanismos castradores, me lo ha impedido en la medida que yo lo hubiera deseado, pero al menos he logrado desde mi refugio libertario e individualista contar a mis contemporáneos mis vivencias, incluso íntimas, con mayor o menor fortuna.

Siempre he comparado el cine, y así nació, con una fábrica de juguetes, juguetes recreativos, que siempre me han fascinado, pero no por ello deja de ser un producto industrial, con su marca registrada que garantiza que este objeto industrial puesto a la venta cumple los requisitos exigidos, fundamentalmente contar un cuento, a ser posible divertido, a nuestros contemporáneos.

Mi extensa vinculación a Alicante se inicia en un veraneo adolescente en Altea, y termina en Aguamarga donde desemboca mi pasión por el cine.

Pues bien, con esa base industrial que os hablaba, he luchado durante muchos años, por la creación de un entramado que le permitiera al cine ser libre e independiente de toda censura que conlleva las subvenciones y el paternalismo estatal.

Parece que con la inminente inauguración del cercano proyecto de Ciudad de la Luz, se va a poder cumplir uno de las axiomas que más veces he proclamado, y que hoy os repito, que el cine es industria, sin ser escuchado con demasiada atención.

Dentro de este ambicioso proyecto, he conseguido uno de los deseos para mí más queridos. Unir en un solo espacio la Industria y la Enseñanza, que como sabéis la Generalitat, la Ciudad de la Luz y la Universidad Miguel Hernández hemos firmado esta misma mañana un Convenio de colaboración, para que dichas entidades se beneficien mutuamente de su colaboración y que por una vez la enseñanza no responda a principios teóricos, sino a unas necesidades técnicas transmitidas de primera mano.

He luchado, tal vez con más tesón, por toda la parte educativa del proyecto que por la tecnológica. Esta última, todo el mundo la aceptaba mientras que la de la enseñanza, me ha obligado a tener que dar más de un coscorrón a alguno de mis cercanos colaboradores por no dar la importancia que yo consideraba a la faceta educativa del proyecto.

Pero hoy afortunadamente, la formación es una parte más del complejo, con su propio espacio conquistado con la lógica de la razón, y un valor añadido distinguido por todos los analistas que han estudiado el proyecto.

La tutela que nos ejerce la Miguel Hernández en todo este proceso es imprescindible e impagable, estamos todos seguros que con su buenhacer esta prestigiosa Universidad será de una ayuda inestimable para llevar a buen puerto este gran conjunto que es Ciudad de la Luz.

Yo personalmente, me comprometo, con las escasas fuerzas que me restan, a poner todo mi empeño en el buen fin de este sueño, que tantos años me ha acompañado y que a partir de hoy compartiré con esta espléndida y consolidada Universidad, a la que agradezco profundamente esta importante distinción que ha tenido a bien otorgarme y que yo humilde y honrosamente acepto encantado.

Muchas gracias

Laudatio Dr. García Berlanga a cargo de D. Joan Alvarez

 

Laudatio del Excelentísimo Sr. D. Luis García Berlanga con motivo de su investidura como doctor honoris causa por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

4 de octubre de 2002

Joan Álvarez

 

Ilustrísima Señora Subsecretaria de Educación

Excelentísimo Señor Rector Magnífico de la Universidad

Excelentísimo Señor Presidente del Consejo Económico de la Universidad

Excelentísimo Señor Vicerrector de Investigación

Ilustrísimo Señor Secretario General

Excelentísimo Señor Don Luis García Berlanga

Dignísimas Autoridades

Señoras y Señores Miembros de la Comunidad Universitaria

Señoras y Señores:

Hace cincuenta años, un director poco experimentado y recién salido del Instituto de Innovaciones y Experimentaciones Cinematográficas, estrenaba, –con bastante valentía y mucho riesgo–, Bienvenido Mr. Marshall, sin duda, una de las películas más importantes del cine español de todos los tiempos.

Aquel director había nacido en Valencia, había sufrido la guerra de una manera tan curiosa, tan excéntrica, que le obligó a prolongarla enrolándose como voluntario de la Brigada Azul en el frente ruso de la Segunda Guerra Mundial, y, a la hora de elegir un futuro, había dudado entre tres vocaciones conexas pero distintas –la pintura, la arquitectura y la crítica de cine—y un destino más o menos fatídico como el de eternizarse siendo señorito de provincias hasta que la fortuna familiar lo permitiera.

El autor de Bienvenido Mr. Marshall era, todos ustedes lo saben, Luis García Berlanga y la película, código genético de casi todo el cine berlanguiano, era una fábula cómica, sencilla y compleja, ingenua y vitriólica, un musical con folklórica incluida, una parábola con muchas lecturas, y una de las críticas más feroces y certeras de las ínfulas y el cartón piedra inherentes al régimen franquista.

Luis García Berlanga había codirigido ya, con Juan Antonio Bardem Esa pareja feliz, otra piedra de toque del movimiento de renovación cinematográfica y cultural que se extendería durante la década de los cincuenta y que sirvió de levadura para todo lo que, afortunadamente, vino después.

Durante los casi cincuenta años que separan esos dos títulos de París-Tombuctú, un testamento estético largamente incubado, Luis García Berlanga ha sabido crear –contra la censura política del franquismo, contra la censura moral de la sociedad bienpensante y contra la censura económica a la que se ve constreñida la expresión cinematográfica por ser el cine arte e industria— una de las más impresionantes, coherentes y admirables trayectorias del cine español del siglo XX, a la que es casi imposible encontrar parangón.

Títulos como El verdugo, Plácido o La escopeta nacional, merecen figurar, y figuran, en las listas de las mejores películas españolas, europeas o mundiales de todos los tiempos, y otros títulos como Calabuch, Los jueves, milagro, ¡Vivan los novios!, La vaquilla y Tamaño natural tendrán el reconocimiento de la crítica y el aplauso del público durante mucho tiempo y en todas las latitudes como pueden comprobar ustedes gracias a la reposición actual de Bienvenido Mr. Marshall y como he podido comprobar yo hace apenas dos semanas con motivo de un viaje a Santo Domingo en cuya Cinemateca ofrecen en estos momentos la obra casi completa del director valenciano.

¿Cuál es la clave del éxito de este cineasta que dice aborrecer la cinefilia y hasta el arte cinematográfico o que ahora confiesa vivir un proceso fulminante de “despantallización” pero que, al mismo tiempo, adora el cine hasta el punto de abrazar con entusiasmo la causa de su recuperación y restauración como patrimonio o que en momentos de ensoñación llegó a creer, o, al menos, a decir que se había creído el papel de Dios todopoderoso que se les confiere a los directores en un rodaje?

En mi modesta opinión de seguidor apasionado de su obra y de estudioso divertido y agradecido de su vida yo diría que ese secreto reside en el valor universal de sus argumentos y que sus historias están contadas, transmutadas, en imágenes con las dosis exactas de humor, esperpento, emoción, ternura, ironía, ingenuidad, inteligencia, estética fallera y ese algo indefinible que hemos convenido en llamar retrato berlanguiano de una realidad que es berlanguiana no porque él la retrate sino porque los demás hacemos que lo sea.

Ser el autor de ese extraordinario conjunto de películas hace a Luis García Berlanga merecedor, sin duda, del doctorado que hoy se le va a conceder y cuyo elogio intento pergeñar de una manera que siento muy imperfecta.

Pero los honores de Luis para ser investido doctor no sólo consisten en haber hecho ese cine sino en haberlo hecho, además, consiguiendo que la dirección cinematográfica, el arte y la vida, se ejerzan con una brillantez y originalidad que fascina a cuantos se le acercan,

Y, en ese sentido, me permitirán recordar que Berlanga se formó cuando los directores artífices de los nuevos realismos europeos (desde el neorrealismo italiano al cine libre inglés y la nueva ola francesa) luchaban por encontrar una alternativa al sistema clásico de Hollywood intentando arrebatar al productor la autoría de la obra.

En esa encrucijada, Luis se hizo director y autor sin dejar de considerase artesano, orfebre, eso sí, un artesano que es también el alquimista capaz de transmutar todos los talentos que concurren en la creación cinematográfica en una obra coherente y única.

De ahí procede su estilo, abierto a todos los que integran el equipo técnico y artístico –desde los guionistas a los decoradores, iluminadores o sonidistas pasando, sobre todo, por unos actores a los que ha dejado improvisar y a los que ha escuchado como nadie, incluidos los secundarios y los extras. De ahí, también su peculiar intepretación del lenguaje fílmico. Y de ahí, su irrepetible posición moral ante los dilemas del director.

También es bueno recordar que, como artista, como genio, es uno de los pocos contemporáneos que ha conseguido plasmar sus pasiones –recordamos el patrimonio cinematográfico pero también los infiernos eróticos, la superstición, la timidez, la felicidad, la soledad, y, porqué no, su lectura sui generis del modo de ser valenciano– en expresiones formalizadas, objetivas, estéticas, de las que nos estamos beneficiando los demás.

Por último, pero no en último lugar, vale la pena recordar que, como animador de causas perdidas, como ingeniero de utopías, es a Luis García Berlanga a quien hay que atribuir algo tan singular y poderoso como el sueño de una Ciudad del Cine que ya tiene planos, terrenos y mucho marketing, demostrando que se trata de uno de los grandes prodigios de su carrera y la prueba palpable de que aunque no haya llegado a ser Dios tiene un instinto especial para estar cerca de los dioses.

Termino. Me consta que a Luis le incomodan los elogios y que su genio, adiestrada y convenientemente contradictorio, le habrá ido ofreciendo reparos abundantes a cuanto he tratado de exponer ante ustedes como lo que creo son hechos de su magisterio para la gente que ama el cine y para cualquiera con ánimo de aprender, con ánimo universitario.

Si en la respuesta que ahora esperamos les ofrece alguno o muchos de esos reparos, créanle a él porque su magisterio y su sabiduría lo hacen merecedor de toda la credibilidad pero, –al tiempo y sin que repugne a sus mentalidades, que supongo tan aristotélicas como “lumièrianas”–, concédanme a mí el crédito suficiente para que estos elogios les sirvan como fundamento de la investidura del señor D. Luis García Berlanga como doctor de esta universidad magnífica.

Les puedo asegurar que todos, –ustedes, los futuros alumnos, los profesionales del cine y los amantes del arte en general–, saldremos grandemente beneficiados si de esa manera alguien puede decir que estamos asistiendo aquí a lo que sin duda será el principio de una gran amistad.

Muchas gracias

Biografía de D. Luis García Berlanga

 

LUIS GARCÍA-BERLANGA MARTÍ

Luis García-Berlanga Martí, nacido en Valencia el 12 de junio de 1921. En los años 40 practica la pintura y la decoración y se dedica a la crítica cinematográfica. Inicia sus estudios de Filosofía y Letras hasta que en 1947 marcha a Madrid e ingresa en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas, siendo alumno de la primera promoción de éste y su primer titulado. Al terminar estos estudios inicia su carrera cinematográfica con la película “Esa pareja feliz”, a partir de la cual continua su trayectoria como director cinematográfico hasta la realización de la película “París-Tombuctu”, último trabajo hasta la fecha.

A lo largo de estos años, García-Berlanga ha tenido diversas actividades relacionadas con el cine; profesor de la Escuela Oficial de Cinematografía. Presidente de ADIRCE (Asociación de Directores Cinematográficos Españoles). Presidente de la Filmoteca Española. Presidente de Honor de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, etc. Así mismo, ha sido Jurado en numerosos festivales internacionales, entre los que destacan los certámenes de Cannes, Venecia, Berlín, San Sebastián y Montreal. Es también miembro del Consejo Valenciano de Cultura y ha dado conferencias y charlas en diversas instituciones culturales como la Universidad de Harvard, Universidad del Sur de California, Universidad de Santa Bárbara, Universidad de la Sorbona y Europ 92 en París, Colegio Español en Londres, Colegio Español en Roma, Instituto Cervantes en N. York, etc. Además, lleva su nombre el I.E.S. de Coslada (Madrid), la Escuela de Guionistas de la Universidad Menéndez Pelayo en Valencia y el I.E.S. de San Juan (Alicante).

Ha obtenido diversos premios nacionales, entre los que se pueden destacar el del Sindicato Nacional del Espectáculo, Circulo de Escritores Cinematográficos, Semana Internacional de Cine de Valladolid, San Jorge de Barcelona, revista “Triunfo”, y revista “Fotogramas”. También ha sido condecorado con el ABC de Oro, la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid y de Valencia, el premio de la Comunidad y la medalla de oro de la Villa de Madrid.

Internacionalmente ha sido premiado en el Festival de Cannes de 1953 con el premio a la mejor comedia, otorgado a la película “Bienvenido Mr. Marsall”, en el Festival de Venecia con el premio de la OCIC a la película “Calabuch”; también en este mismo certamen, en su edición de 1963, “El Verdugo” recibió el premio de la Crítica; esta misma película fue galardonada más tarde con el Gran Premio del Humor Negro, concedido por la Academia Francesa del Humor, y con el Premio de Crítica en el Festival de Moscú del mismo año; y en 1961 “Placido” fue nominada por la Academia de Hollywood, para el Oscar como mejor película extrajera. En 1994, su película “Todos a la Cárcel” obtuvo los Goyas a la Mejor película y a la Mejor Dirección. En el Festival de Mar de Plata (Argentina) de 1999, “París-Tombuctu” recibió el Premio de la Crítica, el de la O.C.I.C y el de la mejor película Iberoamericana.

Restrospectivas y ciclos de sus películas han sido proyectados en Londres, Moscú, Milán, Munich, Bruselas, París y en 24 universidades americanas, además de la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood. Esta última le entregó una placa conmemorativa del pase de “El Verdugo” como primera película española que se proyectaba en dicha Academia.

Como recompensa a la totalidad de su obra, Luis García-Berlanga ha recibido el Premio Número Uno del Festival de Cine Europeo de Rimini, el premio como uno de los diez cienastas mas relevantes del mundo en el Festival de Karlovy Vary, el Premio Vittorio de Sica del Festival de Sorrento y el Mercurio de Oro Internacional.

Ha sido condecorado con la Orden Italiana de Commendatore y está propuesto para el grado de Oficial en la Orden de las Artes y de las Letras de la República Francesa.

Sobre su obra han escrito libros, ensayos y monografías los críticos y ensayistas: José Mª Pérez Lozano, Diego Galán, Manuel Hidalgo, Juan Hernández Les, Julio G. Perucha, John Hoppeley, Antonio Gómez Rufo, Carlos Cañeque y Juan Álvarez, entre otros.

En los últimos años Luis García-Berlanga ha recibido sus galardones más importantes: Premio Nacional de Cinematografía en 1980, la Alta Distinción de La Generalitat Valenciana en 1993, la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1981, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1986, en 1987 recibe el Goya de Honor de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, en el ingreso como Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1988 y el nombramiento como Doctor “Honoris Causa” por la Universidad Complutense en 1989 y por la Universidad Politécnica de Valencia en 1997.

En 1999, recibe la Medalla de Oro de la Sociedad General de Autores.

La relación de películas escritas y dirigidas por Luis García-Berlanga es la siguiente:

 

1999.- “Paris-Tombuctu”

 

1997.- “Blasco Ibañez, La novela de su vida” (Película para TVE)

 

1993.- “Todos a la Cárcel” (Goya a la mejor película 1994)

 

1987.- “Moros y Cristianos”

 

1984.- “La Vaquilla”

 

1982.- “Nacional III”

 

1980.- “Patrimonio Nacional”

 

1978.- “La Escopeta Nacional”

 

1973.- “Tamaño Natural” (Título original “Life Size”)

 

1969.- “Vivan los Novios”

 

1967.- “La Boutique” (Título original “Las Pirañas”)

 

1963.- “El Verdugo”

 

1962.- “La Muerte y el Leñador” (Sketch de “Las Cuatro Verdades”)

 

1961.- “Placido”

 

1957.- “Los jueves Milagro”

 

1956.- “Calabuch”

 

1953.-“Novio a la Vista”

 

1952.- “Bienvenido Mr. Marshall”

 

1951.- “Esa pareja Feliz” (Co-dirigida con Juan A. Bardem)

Discurso Doctorando. Dr. D. Juan Rodés Teixidor

Excmo y Magnífico Sr. Rector de la Universidad Miguel Hernández

Doctores del Claustro

Dignísimas autoridades

Señoras, Señores

Es para mi un gran honor y una enorme satisfacción haber sido nombrado doctor Honoris Causa de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Agradezco profundamente las palabras del Prof. Miguel Pérez Mateo. Creo que el Prof. Pérez Mateo es el claro ejemplo del médico con una excelente formación de internista que ha tenido una clara visión de futuro al crear una Unidad de Hepatología en Alicante, en el seno de la Universidad Miguel Hernández, para desarrollar una actividad investigadora de alto nivel, como lo demuestran sus publicaciones recientes. Le conozco muy bien y le auguro un éxito seguro en el desarrollo científico-asistencial de esta Unidad.

Esta Universidad, que fue creada muy recientemente, en 1997, tiene una gran actividad docente e investigadora. En la vertiente de la Biomedicina destacan los Departamentos básicos y clínicos, especialmente los de Fisiología, Biología Molecular y Celular, y Medicina Clínica entre otros. Asimismo, cabe destacar el Centro de Biología Molecular y Celular perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Todo ello indica claramente que el Rector y su equipo tienen una clara visión de futuro para la investigación biomédica al aproximar la investigación básica o fundamental a la investigación clínica o aplicada.

En los últimos 30 años la investigación biomédica ha experimentado una gran revolución gracias a la biología molecular. Este gran progreso ha culminado recientemente con la secuencia completa del genoma humano. A pesar de este gran progreso en la investigación biomédica básica hay, desafortunadamente, pocos ejemplos durante este mismo período de tiempo de la aplicación real de estos conocimientos en la práctica clínica. Estas aplicaciones se describen habitualmente como traslacionales, lo que significa el traslado del descubrimiento en el laboratorio a la clínica para el diagnóstico, tratamiento, pronóstico o prevención de las enfermedades que afectan al ser humano. Para resolver este problema tan importante todavía no se ha encontrado una fórmula válida. Es evidente que la investigación traslacional debe ser comprendida como una nueva forma de investigación que incluye la aplicación de los descubrimientos de la ciencia básica biomédica hacia la clínica y, simultáneamente, se debe considerar como la forma lógica de realizar preguntas científicas relevantes provenientes de la observación clínica.

La investigación traslacional es una nueva disciplina que incorpora aspectos de ciencia básica e investigación clínica y, por tanto, requiere entrenamiento y recursos que no se suelen encontrar en los laboratorios o en departamentos clínicos. Además, la investigación traslacional no se puede llevar a cabo en los Departamentos Básicos de la Universidad o en los centros exclusivos de Biología Molecular, ya que estos centros no tienen una experiencia apropiada en investigación clínica al carecer de centros hospitalarios donde poder realizarla. Es por ello que los Institutos donde se combinan ambos tipos de investigación como Universidades, centros de investigación básica y hospitales de alto nivel asistencial, son las instituciones ideales para realizar este tipo de investigación, como ocurre en la Universidad Miguel Hernández.

Con la combinación de ambos tipos de investigación todas las partes ganan. En primer lugar la investigación traslacional y la asistencia médica mejoran, y en segundo lugar es un estímulo para que los investigadores básicos realicen una investigación más realista que lógicamente beneficiará a corto o medio plazo la asistencia médica.

En definitiva la investigación traslacional consiste en la aplicación de los conocimientos básicos (biología molecular, genética) al proceso asistencial. Un ejemplo del desarrollo futuro de este tipo de investigación traslacional, cuya demanda está en aumento, lo constituyen las posibilidades derivadas de la secuenciación del genoma humano. La gran cantidad de información derivada de este hecho requerirá un gran sistema de investigación traslacional, particularmente centrada en estudios fenotípicos. Aquellos centros asistenciales académicos que hayan conseguido integrar con éxito redes o sistemas sanitarios en su conjunto, con poblaciones bien definidas y con grupos de investigadores clínicos bien entrenados podrán, probablemente, integrar una gran plataforma de investigación genómica, con intercambio de información bidireccional entre investigadores básicos y clínicos, y con el desarrollo de grandes bases de datos genéticas, fenotípicas, clínicas y farmacológicas. Requerirán también para ello de un notable desarrollo de la informática médica (historias clínicas, bases de datos de pacientes, instrumentos de ayuda a la toma de decisiones por los clínicos) y de la bioinformática (gestión de datos referidos al DNA, secuencia de proteínas y estructura de las mismas).

Los ensayos clínicos también se podrán beneficiar de la investigación traslacional. Este tipo de investigación requiere de pacientes bien fenotipados y cuyo desarrollo puede ser unicéntrico o multicéntrico. Por una parte cabe considerar los estudios en fase I o fase II inicial, que permiten establecer en ocasiones nuevos conocimientos de la enfermedad particular que se investiga. Por otra, existen los estudios en Fase III, de gran extensión y complejidad en la mayoría de casos. La industria farmacéutica está interesada en el desarrollo de estos ensayos siempre que su calidad se mantenga dentro de los estándares aceptados y siempre que estos ensayos se realicen dentro del plazo determinado y sin sobrepasar el presupuesto. La rapidez en reclutar pacientes válidos para el análisis final y la calidad de los datos son los factores esenciales que las instituciones asistenciales deben ofrecer a la industria en este caso. Una posible ventaja competitiva, si se potencian los recursos humanos y técnicos dedicados a la investigación clínica, es el hecho de que en Europa se pueden llevar a cabo ensayos clínicos de alta calidad (y otros estudios de intervención) que no tengan un especial interés económico para la industria farmacéutica, pero cuyo interés científico, social y para el sistema sanitario sea elevado. Estos estudios, que requieren en general una gran inversión, deberían ser financiados, total o mayoritariamente, con fondos públicos.

Finalmente la investigación epidemiológica o investigación en servicios de salud, que se basa en el estudio de poblaciones, e intenta averiguar el papel que distintas estrategias diagnósticas, terapéuticas, o variaciones en la práctica clínica, pueden tener en los resultados finales, tanto sanitarios como económicos, de manera que el proceso asistencial ofrecido puede basarse cada vez más en evidencias científicas.

Existen numerosos ejemplos de los beneficios potenciales de este tipo de investigación biomédica traslacional, en ensayos clínicos y en evaluación de servicios de salud. Algunos de ellos incluyen beneficios secundarios, como los derivados de la investigación de nuevas indicaciones para fármacos desarrollados originalmente para otras entidades o enfermedades, basadas en nuevos conocimientos fisiopatológicos o clínicos obtenidos tras la comercialización de fármacos o dispositivos. La importancia de estas indicaciones “secundarias” es, en ocasiones, tan elevada que pueden llegar a suponer el 40% de las ventas totales.

La investigación clínica de calidad solo es posible si la asistencia prestada es también de calidad. La investigación clínica mejora la calidad de los médicos, y, en sus distintas vertientes, debe fomentarse como actividad esencial en la práctica de la medicina moderna. Los hospitales, en tanto que centros de investigación, deben desarrollar proyectos específicos de investigación clínica en sus tres vertientes, notablemente en la vertiente traslacional. En mi opinión la Universidad Miguel Hernández está en una situación ideal para alcanzar los objetivos antes señalados.

Muchas gracias

Laudatio Dr. Rodés a cargo del Dr. Pérez-Mateo Regadera

 

Excmo y Magnífico Sr Rector de la UMH

Doctores del claustro

Dignísimas autoridades

Estimados amigos, Sras y Sres

La oportunidad de rendir homenaje a una destacada figura de la docencia y la investigación constituye, sin ningún género de duda, uno de los actos más gratificantes de la vida académica. Por este motivo, deseo agradecer al claustro de doctores la ocasión que me ofrece de presentar al Profesor Juan Rodés Teixidor, de la Universidad de Barcelona, con motivo de la concesión por la UMH del grado de Doctor honoris causa. Intentaré, en esta breve disertación, reflejar los méritos académicos que le hacen merecedor de tan alta distinción, aunque no es una tarea fácil glosar la figura del Prof. Rodés en un corto espacio de tiempo, dada la diversidad de campos de actividad universitaria donde, a lo largo de su vida, ha realizado aportaciones dignas de ser mencionadas y la gran relevancia de las mismas.

El Prof. Rodés nació en 1938 en Barcelona. Fueron aquellos años difíciles los que le impidieron, como él mismo ha confesado en alguna ocasión, disfrutar plenamente de la niñez, acostumbrándose desde esa época temprana a tomar la vida muy en serio. Ya en su juventud se comprometió en las movilizaciones estudiantiles de los años 60. Alcanzó el título de Licenciado en Medicina por la UB en 1962 con un brillante expediente. Durante ese período demostró precozmente su inclinación hacia la actividad clínica, logrando ser alumno interno por oposición de la Clínica Médica C, que dirigía un ilustre Catedrático de la citada Universidad, el Dr Gibert Queraltó.

Finalizados sus estudios, el recién licenciado Dr. Rodés desarrolló su periodo formativo en la ya citada cátedra del Prof. Gibert. Llegaban por entonces a España y a la organización hospitalaria aires de cambio. Por una parte, la antigua estructura de la Cátedra, con su acusada organización piramidal y espíritu de conocimiento enciclopédico tocaba a su fin. En esa dirección, el Prof. Rodés intervino buscando la conversión de la antigua ordenación del Hospital Clínico de Barcelona (HCB) en otra más moderna de Servicios, en la que la eficacia asistencial fuera mucho más acusada. Por otra parte, con una clara visión de futuro identificó un área de la Patología con grandes posibilidades de desarrollo, como era la Hepatología, el conocimiento de las enfermedades del Hígado. Por aquellos años, los pacientes con cirrosis hepática –la enfermedad más frecuente de este órgano– no eran precisamente objeto de deseo por parte de los clínicos, dada la pobreza de las medidas que podían ofrecerse para su alivio. Pero, como en alguna ocasión ha confesado el propio Prof. Rodés, la existencia de este grupo de enfermos, casi desahuciados, supuso un desafío para emprender una inmensa tarea clínica, docente y, muy destacadamente, de investigación. Hoy las enfermedades del hígado se encuentran entre las de mayor prevalencia y el panorama terapéutico ha cambiado radicalmente, gracias al desarrollo tecnológico, sobre todo al trasplante hepático.

En esta línea, el Prof. Rodés fue colaborador de uno de los padres de la Hepatología mundial, el Prof. Jacques Caroli, del Hospital Saint Antoine de Paris, pionero en el desarrollo del conocimiento de las enfermedades hepáticas. Iniciaba así, con su propio ejemplo, una práctica que ha presidido la política del Servicio de Hepatología del Hospital Clínico de Barcelona que ha dirigido durante muchos años: la de cruzar nuestras fronteras para traer a España y a su centro, los conceptos y las técnicas innovadoras en el campo de la investigación que ya estaban implantadas en países científicamente más desarrollados. Qué duda cabe que con ello enlazaba con la mejor parte de la tradición científico-médica española de figuras como Cajal o August Pi y Sunyer, es decir, de una visión amplia y abierta que conlleva la conexión con los núcleos más vivos y activos de la medicina puntera en el contexto internacional. Por ejemplo de Pi i Sunyer conocemos su capacidad de organización, aglutinación y entusiasmo que puso al servicio de un ideal fundamental: Que su país pudiera incorporar los hábitos europeos de la investigación de laboratorio, lo que no excluía, sino todo lo contrario, un compromiso claro como ciudadano y como científico, a sus raíces y su tradición.

Y así, en 1972, el Prof. Rodés pasó a ser Jefe de Servicio de Hepatología del HCB, probablemente el primero en segregar esta área de la del Aparato Digestivo, en la que se había venido incluyendo clásicamente.

Una faceta que está obligadamente ligada al médico clínico de una institución universitaria es la docencia. Con una trayectoria coherente y siguiendo paso a paso todos los escalones de la carrera docente en los tipos y categorías establecidas por las normativas vigentes en cada momento, el Prof. Rodés comienza esta actividad como profesor ayudante de clases prácticas en la UB en 1969 para, pasando por todo el escalafón de profesor encargado de curso, profesor adjunto contratado, profesor adjunto interino, llegar a profesor adjunto numerario en 1975. Con posterioridad fue nombrado profesor encargado de Cátedra de Aparato Digestivo y, por fin, catedrático de Medicina en 1986, todo ello en la UB. Aunque naturalmente son los méritos de investigación los que condicionan la posibilidad de alcanzar el cargo de Catedrático y éstos son de primer orden en la persona del Prof. Rodés como profundizaré después, las aptitudes docentes son en él manifiestas. A este respecto, destacaría que sacrifica toda ampulosidad en la palabra y evita el más mínimo efecto escénico en aras de la claridad y de una mejor comprensión de sus ideas. Es el suyo un estilo reservado a las mentes preclaras que, aparte de conocer los temas con profundidad, meditan con cuidado qué han de comunicar, a quién lo deben transmitir y cómo lo han de hacer.

No podía faltar el aspecto de Gestión Hospitalaria, dentro de las actividades profesionales de Juan Rodés; así, fue Director Médico del HCB entre 1984-1986, contribuyendo al engrandecimiento de esta institución que supone hoy día, sin ninguna duda, el buque insignia de los Hospitales docentes e investigadores de nuestra nación.

Pero si alguna faceta del CV del Prof. Rodés debe resaltarse especialmente ésa es, sin duda, la de su dedicación a la investigación clínica en Hepatología. Ya indicábamos antes el engarce del profesor Rodés con la mejor de las tradiciones científicas en nuestro país. Es bien conocido el desconsolador panorama que mostraba la investigación española durante gran parte del siglo pasado. Ya Ramón y Cajal se lamentaba a principios del siglo XX de la poca atención que prestaban los políticos y ciudadanos a la Ciencia. Y más recientemente, Severo Ochoa comentaría textualmente con desconsuelo que “hemos mejorado pero continuamos en el furgón de cola de la Ciencia europea”. En los últimos años, se ha producido, sin embargo, un cambio de cierta relevancia. De este modo, si en 1991 la producción científica española representaba el 1.68 % de la mundial, en el quinquenio 1993-97 se pasó al 2,4% y a 2,7% en el periodo 1996-2000. Estas cifras demuestran, como digo, una indudable mejoría en la tendencia de crecimiento aunque éste es lento y todavía estamos lejos de las cifras de países de nuestro entorno. El esfuerzo realizado, siendo apreciable, es todavía claramente insuficiente si deseamos acortar la distancia que nos separa de otros países situados en mejor posición, como USA, el Reino Unido, Alemania o Francia. En el sensible incremento de la producción científica española han intervenido diversos factores, entre los que son de vital importancia la mejoría de la situación económica del país y el cambio de visión de los responsables políticos que, al menos de forma programática, conceden una importancia creciente a la investigación científica. Pero otro, no menos trascendental, ha sido la actitud de líderes que, en distintas áreas, han estimulado esta tarea. En el campo que nos ocupa– la investigación orientada hacia la clínica, la realizada con la enfermedad y el enfermo como eje de atención– no creo equivocarme al afirmar que el Prof. Rodés es la personalidad española que con mayor éxito representa ese ideal. Desde hace muchos años, el Servicio de Hepatología del HCB es uno de los más prestigiosos del mundo en esta área de la Medicina, afirmación que queda refrendada utilizando indicadores tan objetivos como el elevado número de investigadores que agrupa y una producción científica de enorme relevancia que, sin ningún género de dudas, ha contribuido de forma clara a escribir la Hepatología moderna.

Por otra parte, si la Hepatología ha llegado a tener señas propias de identidad en nuestro país, como en otros de mayor desarrollo científico, ha sido gracias a la actividad del servicio del HCB. Los registros bibliográficos han puesto de manifiesto que España investiga en Hepatología con mayor eficacia que en otras ramas del saber médico y puede alinearse en situación de ventaja con otros países con presupuestos de investigación superiores al nuestro. Sin las aportaciones de otras Unidades y Servicios de Hepatología del país, nacidas bajo el estímulo y liderazgo indirecto de la del HCB, este fenómeno no hubiera sido posible.

Cuando se analiza la producción científica del Prof. Rodés, no cabe otro sentimiento que el de profunda admiración. Utilizando un indicador bien conocido, aunque su uso exclusivo esté cuestionado, como es el factor de impacto de las revistas científicas elaborado por el Institute for Scientific Information (ISI), la cifra es capaz de dejar atónito a todo el mundo que conozca las dificultades de generar estudios de suficiente valor como para ser publicados en revistas de las zonas altas del escalafón. Sepan, p.e., que un artículo publicado en NEJM, la revista más prestigiosa del área clínica, genera alrededor de 25 puntos de impacto. Pues bien, hasta hace unos meses, el IF acumulado del Prof. Rodés, era de 2089, aunque a día de hoy esta cifra es, con toda seguridad, obsoleta, ya que es raro no encontrar un nuevo artículo original del Prof. Rodés en cada número de las revistas más importantes de la especialidad. Qué duda cabe que su índice de visibilidad como autor- utilizando la terminología empleada en los estudios de cienciometría- es muy alto, lo que es indicativo del grado de difusión y de prestigio que ha alcanzado como científico.

Examinadas cualitativamente sus aportaciones, todos los aspectos de la Patología hepática han sido objeto de investigación por parte del grupo del HCB en los > de 400 originales publicados sólo en revistas con IF y que componen su vasta producción científica. No obstante, las complicaciones de la cirrosis hepática siempre le han merecido al prof. Rodés una especial atención. Aunque es difícil destacar algún aspecto, yo diría que sus estudios sobre la fisiopatología y tratamiento de la ascitis, son quizás los más relevantes. Si hoy los estudiantes de Medicina de nuestras facultades aprenden (y necesitan para aprobar, al menos en la UMH) que el tratamiento más eficaz de esta complicación es la paracentesis evacuadora con reposición de albúmina, es gracias a los estudios realizados por el grupo del Prof. Rodés y un estrecho grupo de colaboradores, como en este caso el Prof. Vicente Arroyo.

El reconocimiento a su labor investigadora ha llevado al Prof. Rodés a ocupar puestos de responsabilidad en organizaciones internacionales. Así, en 1991 fue Presidente de la European Association for the Study of the Liver, en 1992 Presidente de la Internacional Association for the Study of the Liver y actualmente es Miembro del Consejo de la International Liver Transplantation Society.

Por otra parte, su gran reputación en el mundo de las publicaciones científicas ha condicionado una larga lista de cargos en los consejos editoriales de diversas revistas médicas de primer orden, culminada por su designación en 1999 como editor del Journal of Hepatology , la revista europea más prestigiosa de la Hepatología.

Pero si destacadísima ha sido su implicación y tarea personal en la investigación hepatológica, creo que todavía más importante ha resultado para el conjunto de España el impulso y la orientación que la investigación en general ha recibido del Prof. Rodés. Firme defensor de la colaboración entre investigadores básicos y clínicos, entiende la asistencia y la investigación como un todo que no puede desligarse además de la docencia y la gestión. En varias ocasiones ha expresado su visión de futuro sobre la formación que deben recibir los jóvenes que tendrán en sus manos el porvenir científico de España. Así, en varios artículos recientes deja constancia del actual déficit de formación sobre las bases de la investigación biomédica que aquellos reciben en las facultades de Medicina. Dado que tampoco los planes de formación MIR– muy buenos desde el punto de vista de formación clínico- asistencial– contemplan cómo paliar esta deficiencia, el Prof. Rodés ha señalado la urgencia de aplicar medidas terapéuticas en ese sentido. De hecho, una de las claves de la política de I+D impulsada por el Prof. Rodés a nivel estatal ha sido la instauración de un programa de formación de investigadores a través de un periodo post-MIR específico. Aunque de manera embrionaria, 30 médicos están cursando este año el programa piloto con resultados satisfactorios. Sería de gran interés incrementar sensiblemente el número de estas plazas así como intentar hacerlas atractivas, mediante el reconocimiento de este periodo como un mérito extraordinario de cara a conseguir después una plaza en el sistema de salud.

Así mismo, el Prof. Rodés ha sido promotor de una iniciativa pionera en nuestro país, como fue el establecimiento del año sabático en el HCB, pagado por el propio Hospital, para desarrollar investigación en el extranjero. Más de 80 médicos se han beneficiado hasta ahora de ese programa. Pero quien más se ha beneficiado ha sido la Ciencia española porque una evaluación realizada en 1995, tras 15 años de funcionamiento de esta iniciativa demostró que, los permisos concedidos hasta ese instante, habían generado 89 artículos científicos originales, con un IF global > 300 puntos. Por otra parte, también se pudo constatar que el hecho de haber disfrutado del permiso sabático se asociaba significativamente a una probabilidad mayor de promoción laboral aunque no académica. Esta observación merecería una reflexión detenida.

No es de extrañar que la clara mentalidad sobre lo que debe ser la investigación y sobre qué directrices debe descansar, hayan llevado al Prof. Rodés a desempeñar tareas de gestión muy importantes en este campo, tanto a nivel local como nacional. Así, desde 1997 es Director de Investigación del HCB y desde la misma fecha Director del Institut d`Investigacions biomediques August Pi i Sunyer. Este instituto (IDIBAPS) está integrado por las siguientes instituciones: La Generalitat de Catalunya, el HCB y el Institut d´Investigacions biomediques de Barcelona del CSIC. El objetivo fundamental del IDIBAPS es facilitar la integración de la investigación clínica de calidad con la investigación básica de alto nivel, para conseguir una mejor y más rápida transferencia de los avances científicos obtenidos en la prevención y tratamiento de los problemas de salud más prevalentes en nuestro país. Las áreas de investigación son amplias, 12 concretamente, desde la Genética hasta la Patología molecular y terapéutica, pasando por la Fisiopatología de diversos Aparatos y sistemas. El número de personas en este centro dedicadas sólo a investigación supera las 250. Sin duda, el IDIBAPS está llamado a ser el estandarte de la investigación biomédica en España.

No podía tener mejor colofón el resumido listado de cargos que el Prof. Rodés desempeña o ha desempeñado, que el de Presidente del Consejo Asesor de Ministerio de Sanidad y Consumo, desde marzo de 2001, decisión de la anterior ministra Sra Villalobos, muy aplaudida desde todos los sectores de la profesión médica. Recientemente, ha sido ratificado en el cargo por la actual Ministra, Ana Pastor. Su influencia ya se ha dejado notar en decisiones importantes como la formación post-MIR, ya citada, la elaboración de un mapa de investigación disponible desde hace escasos meses e inexistente hasta ahora, y la convocatoria de creación de Redes de Investigación.

Una vida dedicada con éxito y en exclusiva a la Medicina y a la Investigación ha tenido, como es natural, un reconocimiento en España y en el mundo, concretado en numerosas distinciones y premios. La natural modestia del Prof. Rodés me reprocharía que los enumerara todos. Sin embargo, no me resisto a mencionar alguno de los más recientes como la Canadian Liver Foundation Gold Medal, Medalla Josep Trueta al Mérito Sanitario otorgada por la Consejería de Sanidad y Seguridad Social de la Generalitat de Catalunya y, por último, la Creu de Sant Jordi, otorgada también por la Generalitat de Catalunya el año pasado.

La vinculación del Prof. Rodés con la UMH (y antes con la UA) se inició hace muchos años, gracias a su contacto con diversos profesores que tienen o han tenido responsabilidad docente e investigadora en la facultad de Medicina. Personalmente, cuando yo realizaba mi formación post-graduada en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona en los años 70, tuve el placer de llevar a cabo una estancia en la Unidad de enfermos hepáticos graves y sangrantes. Conté ya entonces con un cordial recibimiento por parte del Prof. Rodés, y esa relación se ha mantenido a lo largo de los años posteriores. Desde mi incorporación como Jefe de Servicio en el Hospital General Universitario de Alicante, me ha parecido oportuno que los MIR de Digestivo de dicho centro realicen sistemáticamente una estancia en la Unidad de Hepatología del HCB con el fin de que conozcan de cerca el funcionamiento de una estructura modélica y se impregnen del sentido de investigación clínica aplicada que siempre preside las actuaciones médicas en la citada Unidad. Todos mis Médicos Residentes han sido recibidos allí con una gran amabilidad y atención y este periodo supone hoy para ellos, una parte importante de su proceso formativo.

En numerosas ocasiones, además, miembros vinculados a la Unidad Hepática del nuestro Hospital han solicitado asesoramiento del Prof. Rodés en cuanto al enfoque más adecuado de las actividades de investigación, obteniendo siempre de él un consejo de la máxima utilidad. Así, su ayuda fue decisiva, por ejemplo, para que un facultativo de la citada Unidad, el Dr. José Such, obtuviera una beca de estancia de 1 año en USA para desarrollar investigación básica en ascitis del paciente cirrótico, una iniciativa que está siendo muy rentable para nuestro Servicio, en términos de producción científica. De hecho, existen en la actualidad varias líneas de investigación conjuntas entre la Unidad Hepática del HCB y nuestro grupo.

Además, desde 1996, fecha de su fundación, la Unidad Hepática del Hospital General Universitario de Alicante viene organizando cursos bienales de formación en Hepatología, con la presencia de primeras figuras nacionales e internacionales en ese campo. Hasta ahora, hemos celebrado 4 ediciones. En todas ellas, el Prof. Rodés ha dictado las respectivas conferencias de clausura, contribuyendo de forma decisiva a la relevancia de los citados cursos.

El cúmulo de méritos y distinciones que atesora el Prof. Rodés no pueden ser mas que expresión de una excepcional personalidad: trabajador infatigable, dedicación completa a sus actividades asistenciales, docentes, de investigación y de gestión y, sin duda, una capacidad intelectual sobresaliente son, en mi opinión, las cualidades personales más destacadas de Juan Rodés . Si a ello se añade unas extraordinarias dotes de liderazgo, capaz de crear, engrandecer y mantener unido a un colectivo de investigadores de primera línea, y una proverbial modestia que le empuja a intentar pasar desapercibido, se conforma un conjunto de cualidades que son las que corresponden a un científico del más alto nivel.

Por todo lo dicho hasta ahora creo muy sinceramente que, con todo merecimiento, el Prof. Rodés debe ser inscrito en el selecto y reducido listado de científicos preeminentes que España ha dado en el pasado siglo.

Y por lo expuesto, solicito se proceda a investir al Excmo Sr D. Juan Rodés Teixidor del grado de Doctor Honoris Causa por la UMH.

He dicho.

Biografía de D. Juan Rodés Teixidor

 

CURRICUMLUM VITAE (abreviado)

NOMBRE:

Juan Rodés Teixidor.

 

INSTITUCIÓN:

Catedrático de Medicina, Universidad de Barcelona.

 

TÍTULOS ACADÉMICOS:

Licenciado en Medicina y Cirugía, 1963.

Doctor en Medicina y Cirugía, 1972.

Título de Especialista en Medicina Interna, 1978.

Título de Especialista en Aparato Digestivo, 1978.

 

MÉRITOS DOCENTES O DE INVESTIGACIÓN:

Jefe del Servicio de Hepatología del Hospital Clínic i Provincial de Barcelona desde agosto de 1972 hasta la actualidad.

Director de investigación del Hospital Clínic i Provincial de Barcelona desde febrero de 1997 hasta la actualidad.

Director del ‘institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer’ (IDIBAPS), desde febrero de 1997 hasta la actualidad.

 

DISTINCIONES Y PREMIOS:

Premio ‘Severo Ochoa’ otorgado por la Fundación Ferrer para la Investigación Médica (1990).

Distinción como mejor investigador en el ámbito de la Hepatología por la Fundación de Ciencias de la Salud (1998).

Distinción para la promoción de la investigación universitaria de la Generalitat de Catalunya, en calidad de Investigador Reconocido (2000).

Medalla de Oro de la Sociedad Española de Patología Digestiva (2000).

‘Creu de Sant Jordi’, otorgada por la Generalitat de Catalunya (2001).

 

OTROS MÉRITOS:

Presidente de la Asociación Española de Hepatología (1985-1989).

Presidente de la European Association for Study of the Liver (1991).

Council Member de la Internactional Liver Transplantation Society (1999-2003).

Presidente del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad y Consumo (desde marzo de 2001).

 

NÚMERO DE TESIS DOCTORALES DIRIGIDAS:

31.